1 MÁS 1 NO SON 2

Estoy muy contenta porque mi querida amiga Covi ha escrito el siguiente post para todos nosotros. Nos cuenta su experiencia con la bimaternidad, o lo que en palabras más sencilla sería ser mamá de dos, en su caso de dos preciosos niños: Diego y Sergio, lo cual compagina con administrar su negocio, seguir estudiando y volver a retomar el periodismo, esa pasión que hizo que empezáramos un relación de compañeras y luego y hasta ahora de amistad. Sin más preámbulos esta es la visión de Covi.

Covadonga Hernández

Como pasa el tiempo, en unas semanas mi hijo pequeño Sergio cumple ya los 6 meses! Y a falta de unos días puedo afirmar con rotundidad que un hijo más otro hijo no suman dos hijos, no, suman muchos más!!! Y es que como leí hace unos días en un blog de madres, no sabes lo fácil que es la monomaternidad hasta que pruebas la bimaternidad.

IMG_20150729_164954IMG_20150729_165143

 

¿Por qué digo esto? Pues os lo explico con claros ejemplos que toda bimadre conocerá y con conocimiento de causa, no lo dudéis!

  1. Conoces el verdadero significado de la palabra paciencia.

Antes de ser madre uno sabe que existe esa palabra llamada paciencia, con un primer hijo empiezas a ponerla en práctica, con dos hijos o más te conviertes en experta. Es como una master class diaria, un mantra que te repites cada mañana al despertar y cada noche al acostarte…voy a tener paciencia, voy a tener paciencia…Y la paciencia amigas, a veces viene y otras se va. Si no te reclama uno, te reclama el otro y sino los dos a la vez para hacer tu vida más intensa e interesante.

  1. Desarrollas superpoderes

No estoy de acuerdo con las mamás superwoman y mucho menos me identifico con ellas, pero es verdad que con dos hijos tu capacidad de realizar múltiples tareas y encima conseguir no perder la sonrisa es un poder sobrenatural. Trabajo en una tienda propia y he llegado a servir productos con un niño agarrado en mi pierna, con su propia conversación y preguntas, con una mano meneando el carrito para calmar al pequeño, manteniendo una conversación con la clienta y como digo sin perder los nervios ni la sonrisa, no me digáis que eso no es propio de superpoderes!

  1. Orden qué orden

Esto es así, no se puede discutir este punto. No es lo mismo que te desordene la casa uno a que lo hagan dos. Con uno hay unos juguetes por aquí, otros por allá… Con dos o más no hay un reparto equitativo de juguetes no, hay un verdadero tsunami. Y diréis ¿pero si el pequeño sólo tiene seis meses?…Cierto, ¡pero ya apunta maneras! En mi salón tengo mantita, carrito, balancín, juguetes con sonidos, sin sonidos, blanditos, mordedores, revistas para arrugar y solo para esa personita, no quiero nombrar todo lo que tiene el mayor en ese mismo espacio porque no quiero abrumaros. Pero os digo una cosa, a mi esto me da igual. Hace mucho tiempo, tomé como norma, a excepción de que tenga visita claro, que los enredos infantiles sólo los recogería una vez al día, el resto del tiempo forman parte de la decoración de mi casa y ¡qué!

IMG_20150729_164443IMG_20150729_165308

 

4. El tiempo tiene nombre y apellidos y no son los tuyos

Mientras que estas personitas son tan pequeñas y tan dependientes de ti, tu tiempo, tu espacio, tu momento queda postergado. Desde que te levantas hasta que te acuestas vives por y para ellos. A veces las noches y los días se confunden y sin ser Dinio. Es difícil aparcar a la madre para volver a ser esa mujer libre e independiente y a veces eso lo consigues con sacrificios. Por ejemplo, en mi caso es quitándome horas de sueño. Si quiero estudiar, escribir, leer o ver la tele tiene que ser cuando todos están acostados y sacrificando horas de tu sueño. Pero qué puedo decir, ellos son lo más importante en mi vida y si me necesitan, palos con gusto no duelen.

  1. Su felicidad es doble felicidad para mi

Por supuesto no todo en la bimaternidad va a ser pegas y quejidos. Verlos jugar, interactuar, reír es una sonrisa más para mí. Es el doble de satisfacción, es la felicidad plena. Saber que estamos criando unas lindas personitas, que son hermanos que se quieren, que se ayudan, que se miman, que se divierten, que se protegen que se aman es el mejor recuerdo que puede atesorar una madre antes de ir a dormir. Es lo que hace que todo lo anteriormente escrito pase a una segunda y tercera posición.

Así que sí, mi balance es positivo aunque sienta que uno más uno no son dos. Eso sí, como dicen por mi tierra… ¡virgencita que me quede como estoy! J

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s