Imágenes que duelen

Hace unos días una amiga hizo un comentario en el muro de su Facebook sobre la foto que ha estado dando la vuelta al mundo a través de las redes sociales: la foto del niño sirio de tres años fallecido en el mar. Pili mostraba su indignación como madre, porque esa foto hería sus sentimientos. Sus palabras textuales fueron:

¿La gente no tiene corazón? Como pueden compartir la foto de un niño ahogado, tirado en la orilla de la playa. Eso no se puede compartir por todos los perfiles por favor!!!! A dónde vamos a llegar. No sé cuántas veces he ocultado esa foto de gente que la comparte. Lo siento, no puedo ver esa foto, se me rompe el corazón, tengo un niño de esa misma edad. Un poco de conciencia.

De inmediato much@s amig@s comenzaron a responder reafirmando ese mismo sentir.

redes

Hace días que ese mismo pensamiento me rondaba por la cabeza, es más durante todos estos días que se ha hablado de “la foto” he tratado de evitar verla en los periódicos, en la televisión, en las webs. Como periodista soy consciente de que la noticia es la noticia y que muchas veces es dura de contarla, pero desde que soy madre hay ciertos temas- sobre todo los relacionados con niños sufriendo- que ya no puedo verlos objetivamente. Pero no soy la única, en mi casa el primero que vio esa imagen en la televisión fue mi esposo, de inmediato cambió de canal, se le puso la piel de gallina porque se imaginó a nuestro hijo en esa situación.

Una conocida periodista gráfica de mi país (Perú), Inés Menacho, fue entrevistada hace unos días sobre este tema y decía que no hubiera tomado esa foto, que respetaba la decisión del fotógrafo que la hizo porque la noticia es la noticia, pero que ella como madre hubiera ido a socorrer al niño, a ver cómo estaba. También señaló que un gran editor gráfico, Joe Elbert, le dijo:

Cuando tú vayas a hacer una historia, siente como si estuvieras en un ring de box. Nunca fotografíes a una persona que no se pueda defender”. (Entrevista en diario Peru.21)

Esta no es la primera vez que se usan las fotografías de niñ@s en los medios de comunicación para sensibilizar a la gente o a los gobernantes sobre determinadas situaciones, pero ¿dónde está el límite?.

Y qué me dices del padre de ese niño que además de tener que soportar el dolor de enterrar a su familia (esposa y dos hijos) tiene que aguantar vez tras vez, día tras día, recordar cómo su pequeño Aylan se le escapó de las manos en ese barco en el que huían de la guerra hasta ahogarse y llegar a la playa. Por qué tienen los medios y los usuarios que comparten en las redes sociales que restregarle que se ha quedado sin familia. Ponte en la piel de ese hombre. A ti no te gustaría que usen la imagen de tu hij@ indefenso para llamar la atención de la gente sobre determinados temas. ¡Por favor, un poco de compasión!¡ Tengamos cuidado con lo que compartimos en las redes sociales!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s