No siempre es buen momento para una buena noticia

images
Cuando me quedé embarazada de Gabriel quise contárselo a todo el mundo, decirle a todos que esperábamos otro angelito y que nuestra familia iba a crecer. Pero como siempre, mi marido y yo hemos sido cuidadosos con este tema, preferimos dar la primicia a nuestros padres y hermanas, y pasados los tres primeros meses al resto de la familia y amigos.
 En otros círculos de amigos tuvimos que callar, esperar y ser prudentes. ¿La razón? Casi al mismo tiempo que yo recibía esta preciosa noticia, otra persona cercana se enteraba de que había perdido a su bebé de semanas, había tenido un aborto espontáneo y lo estaba pasando fatal tanto física como emocionalmente. Cada vez que oía sobre su situación  y sobre cómo iba asimilando la pérdida de su hij@, se me hacía un nudo en la garganta. A veces hasta me sentía culpable, lloraba, pensaba cómo yo podía estar celebrando la presencia de una nueva vida mientras que otra mujer lloraba por su pérdida.
 www.vidaysalud.com
Cada vez que mi esposo quería dar la noticia de nuestro embarazo, surgía algún comentario sobre la situación de estos padres que estaban atravesando por esta situación y nos callábamos. Mi alegría a veces se convertía en tristeza al oírlos. Así pasaron varias semanas. Ya mi incipiente barriguita empezaba a notarse y era momento para decirlo, justo cuando las aguas se iban calmando. Nos sentimos más aliviados por contarlo y por saber que esta pareja de amigos estaba mejor.
Se estima que la tasa de abortos espontáneos es de uno de cada cinco embarazos (un 20%). Algunos expertos afirman que estas cifras son mayores, llegando a un 50%, pues muchos abortos espontáneos suceden cuando las mujeres ni siquiera se han dado cuenta de que estaban embarazadas.
Es importante tener mucho tacto cuando tienes a alguien cerca que haya atravesado o esté atravesando por esta situación. Si quieres hacer algo, puedes darle un abrazo para animarl@. Dejarl@ hablar. Recuerda que no solo la mujer pasa por este trance,  el marido (o pareja) también. Pregúntale a él cómo está, cómo se siente. Si es muy cercana, pasa tiempo con esa persona y ayúdala en lo que necesite.
Lo que no debes hacer es un cálculo de cuánto tiempo le llevará recuperarse. No des por sentado que habrá otro embarazo. No minimices su pérdida  con frases como “aún eres joven  y puedes intentarlo otra vez” o  “la naturaleza es muy sabia y es mejor esto a que nazca con algún defecto”.  Esto me lo digo a mi misma, porque en algún momento he caído y he dicho alguna de estas frases, pero con el tiempo he aprendido que cada uno lleva su dolor de manera diferente y a veces las palabras o comentarios sobran en estos casos. Ponernos en el lugar del otro ayuda a comprender el dolor y no meter la pata.

DIARIO DE UNA PRIMERIZA: Nueve meses y un poquito más

Cindy Luque Juárez
Hace más de dos meses que no escribo nada y han pasado muchas cosas, ahora si que puedo decir que soy una mami primeriza. Ya tengo a Andrés en mis brazos. Con mes y medio este chiquitín ha llenado de alegría nuestras vidas, pero para llegar hasta aquí les tengo que contar cómo fue el final del camino del embarazo. Les resumiré cómo fue el parto.

Parto 2

 

 

 

 

 

 

Historia de un parto prolongado

Ya había salido de cuentas del embarazo, pero como no tenía ningún síntoma de parto ( contracciones, bolsa rota, etc) los médicos hicieron que aguantara una semana más. Fui el día que me indicaron al hospital para que me indujeran el parto, fue un miércoles por la mañana, y me pusieron una especie de tampax con un medicamento que ayuda a dilatar. Todo ese día la pasé con contracciones fortísimas, pero sin dilatar más que 2 cm. Me dieron medicina para calmarme las contracciones y descansar para continuar la mañana siguiente.induccion

El día después, otra vez, me llevaron a la sala de dilatación y me pusieron oxitocina.  Lo mismo, todo el día con contracciones como de parto, pero sin dilatar. Tengo que decir que todas estas contracciones las pasé sin epidural. No sabía que mi umbral de dolor fuese tan alto. Ese día me rompieron la bolsa del líquido amniótico, me metieron la mano muchos médicos para ” ayudarme” a dilatar y para ir viendo la posición del bebe. Obviamente, en todo momento estaba siendo monitorizada por los médicos del hospital.

Al ver que no avanzaba, seguía en 2 cm, decidieron hacerme cesárea. Me subieron al quirófano alrededor de las 9 pm. Después de dos días intensos y sin resultados positivos para que sea un parto normal, decidieron que la mejor opción para el bebe y para mi era la operación.

Cuando me dijeron esto sentí entre alivio, miedo y decepción. Alivio, porque ya no seguiría sufriendo con tantas contracciones; miedo, porque nunca antes me habían operado; y decepción porque después de mentalizarme para un parto normal, soportar las durísimas contracciones para al  final terminar en una cesárea,  lógicamente me sentí frustrada.

En los hospitales españoles, por lo que me han dicho y he podido vivir, se empeñan en que los partos sean normales. Hasta el final buscan que la madre trabaje para que el niñ@ nazca de la manera mas natural posible. Solo al final, cuando no hay más opción recurren a la cesárea, como en mi caso. Pero sinceramente es cansado y creo que deberían ver las maneras de aliviar esto a las madres, no sé, quizá previendo las situaciones, el peso, el tamaño, la posición del bebe, etc., para que no suframos demás.

En fin, con el miedo en el cuerpo entré a la sala de operaciones y allí todos me trataron muy bien. Los médicos pusieron a Julio Iglesias de fondo musical, los anestesistas me hablaban para que no pensara en lo que me iban a hacer, incluso me rascaban la cabezas y me hablaban de los presidentes y premios Nobel de mi país para relajarme. Todos majísimos. Yen cuanto menos me lo esperé, ya habían sacado a mi bebe, me lo enseñaron con el cordón umbilical colgándole aún. Los médicos graciosísimos me dijeron que cómo esperaba yo que ese niño tan grande,  4200 gr, naciera por parto natural. Imposible!!!newborn mum

Todo lo que vino despues fueron los  cuatro dias  de recuperación, y luego a casita a disfrutar del nene. El miedo quedó atrás y ahora disfrutamos de nuestro hermoso pequeñín que ha cambiado por completo nuestras vidas, para bien claro. Ahora pasamos los días entre pañales, toallitas húmedas, leche y muchas sonrisas que cada día nos regala este precioso regalito de Dios.

DIARIO DE UNA PRIMERIZA: La espera desespera

Cindy Luque Juarez

bebe-en-camino

Hace semanas que no escribo nada en este blog. Quizá por el cansancio, quizá la apatía, quizá el punto de cruz que me quita mucho tiempo…. Tenía algunas cosas que contarles de estas últimas semanas de embarazo, pero la verdad es que me sentía sin ganas hasta para teclear palabras. Pero bueno, aquí vamos de nuevo.

sleeping-pregnant-woman

Ya estamos en la recta final de esta hermosa aventura de nuevo meses (39 semanas). Ahora mismo me siento muy cansada, con mucho sueño, sin ganas de nada- a veces ni de comer, solo tomar líquidos- y sobre todo muy ansiosa viendo cada signo que podría decirme que ya estoy de parto: si la bolsa se rompe, si el tapón vaginal cae, si hay sangre en la ropa interior o si las contracciones que ya estoy teniendo duran más tiempo y son más frecuentes. Aún nada. Para añadirle una puntita más a todo esto, en estos últimos días los dedos de las manos y de los pies se me han adormecido, cada vez que me levanto no puedo moverlos, me duelen y pasa un buen rato hasta que vuelven a la normalidad. He leído que esto es normal, sobre todo en este último mes de embarazo.
Como siempre digo, estas son cosas que me pasan a mi, seguro que hay mujeres que no han sentido o no sentirán nada de lo que yo he experimentado, que llevarán un embarazo formidable. Yo solo comparto cómo ha sido mi caso. No me quejo, porque en líneas generales he tenido un buen embarazo, sin complicaciones y ya solo queda pasar este último tramo. Es como la vuelta ciclista, el final es el que más cuesta, hay que sacar todas las fuerzas para terminar la carrera y obtener el meillot amarillo, en este caso,  ver la carita de tu bebe el día que nazca, eso lo compensa todo.

Ah, la barriguita, ya está inmensa, como dirían por ahí soy “una mujer a su barriga pegada “, jajaja. Dicen mis amigas que soy más panza que cuerpo. La barriguitas preciosa, pero a la hora de dormir ahí si que se nota el peso y el volumen, sobre todo porque ya no te puedes mover con facilidad en la cama, tienes que hacer malabares para levantarte, coger la pancita con las dos manos, ir rodando como una croqueta hasta encontrar la posición más cómoda, e incorporarte. Es una de las cosas que más incomodan.

Cambios de fechas, cambio de chip

Estas semanas toda nuestra familia se ha encontrado en vilo, pensando que el bebe ya nacería. La causa? En Agosto mi matrona, la que me ha visto desde el inicio del embarazo se fue de vacaciones y dejó un reemplazo. Ella se fue pensando que me harían cesárea porque en la tercera ecografía se veía al niño en posición podálica ( sentado). Cuando tuve mi siguiente revisión, la nueva matrona vio mis exámenes y ecografias y se fijó que en la última ponía que aunque yo tuviera 33 semanas de embarazo, mi bebe pesaba como de 35 semanas. Fue entonces cuando la doctora decidió cambiar mi fecha probable de parto, de la primera semana de septiembre al 20 de agosto. No entendí bien su explicación, pero dijo que era el procedimiento.
Llegada la fecha, me llamaron del hospital, porque al ser una posible cesárea y tener las semanas cumplidas me programarían el parto. Ese 20 de agosto fuimos mi esposo y yo preparados, con la maletita hecha, con los nervios de punta tratando de mentalizarnos de que me harían una operación. Mis suegros pensaban que ese día me quedaría y que ya tendríamos en brazos al bebe. la foto (1)Pasé a los monitores para que vieran los latidos y movimientos del niño y si tenía contracciones. Todo bien. Luego me hicieron una nueva ecografía, la doctora me dijo: “tu hijo se ha portado muy bien, se ha dado la vuelta- de nuevo- y está en posición cefálica ( buena posición )”.  Una cosa sorprendente, porque algunos médicos indican que es difícil que el bebe se de vueltas a estas alturas del embarazo porque el niño ya no tiene mucho espacio en la barriga y también por su tamaño. Pero bueno seguro las caminatas por Madrid, Toledo, la playa, los ejercicios sobre la pelota, etc. ayudaron a que el peque se posicionara bien.


Calendario-Getty-Cristian-Baitg

Con esta noticia quedaba descartada una cesárea, ahora solo tocaba esperar que el parto normal se produjera. Esperar contracciones, rotura de la fuente, o que el tapón vaginal cayera. Eso ya lo sabía. Lo que no me esperabaes que al pasar consulta con otro médico del hospital que revisó todos los exámenes de ese día, me dijera que no tenía sentido que me adelantaran la fecha de parto, que eso se hacia considerando la segunda ecografía y no la tercera, etc.

En fin, que me volvían a cambiar la fecha del posible parto a la inicial, la primera semana de septiembre…. Uf qué lío, y sobre todo volver a cambiar de chip, volver a reprogramar tu cerebro y tu cuerpo para aguantar unas semanas más y pensar en la epidural y en todo lo que te enseñaron en las clases de preparación para ponerlos en práctica a la hora del parto. Qué le vamos a hacer, así son las cosas. Ahora toda la familia está al pendiente, cada día preguntan cómo te sientes?, ya?, hay algo? La respuesta: nada. Como en todo, mientras más esperas algo con muchas ganas, más se tarda en llegar. Y en este caso mi hijo parece que está a gustito en la barriga de su mami y allí sigue.

Aun queda una semana para salir de cuentas, las nuevas cuentas, veremos qué sucede y si antes de eso ya tenemos a nuestro bebe en brazos que ya tenemos muchas ganitas de verlo. Su habitación está preparada y nosotros también.ilustracion_bebe

DIARIO DE UNA PRIMERIZA: Sin ganas de nada

Cindy Luque Juarez

sleeping-pregnant-womanHola a tod@s, sigo en deuda con los posts sobre las clases de educación materna: el parto y  el niño. Estas semanas parece que he vuelto a las primeras de embarazo. Me siento muy cansada,  con mucho sueño, sin ganas de nada, ni siquiera de comer, si por mi fuera-y con el calor que hace en España- solo pasaría el día tomando zumos (jugos), helados, fruta o ensalada, y mucha agua. Y aunque no las tengo hinchadas, las piernas me pesan. Ah! si al igual que yo sientes que en estos últimos meses estás más torpe, más olvidadiza, no hay que asustarse, es normal.

bebe embarazoEste mes también he sentido a mi hijo más fuerte, sus lindos y suaves movimientos de hace unos meses se han convertido en movimientos fuertes a veces dolorosos, algunos como pequeñas olas, otros como un terremoto dentro de mi barriga, patadas muy fuertes, movimientos en los que se puede ver claramente un bultito que sale por el lado izquierdo, derecho (este es el preferido de mi bebé), o  en medio de la pancita.

doloresMuchas veces, incluso, he sentido unos pinchazos en la parte más baja del útero, parece que este niño ya quiere salir. Hay momentos en que mi querido Andresito se pega tanto a mi pecho, que no me deja respirar, es entonces cuando pongo en práctica las clases de respiración que nos ha enseñado la doctora. Cuando esto no funciona, el papi pone la mano fría y le habla al bebé para que se mueva y deje respirar a la mami.

Y sobre el sueño, ufff hay días en los que me he pasado la noche en vela. El calor, los movimientos del bebé, o si he dormido la siesta de la tarde o he tenido algún estrés en el día…. han hecho que algunas veces el sueño se me trastoque. En estas ocasiones he “fastidiado” por el skype a mi amiga Magali de Lima, debido a la diferencia de horarios aún está despierta, aprovecho para hablar con ella y una vez que el cansancio me gana, me quedo rendida en el sofá con el ventilador encendido. Ayy!! es lo que tiene estar embarazada en verano, no?

lactarOtra cosa que me ha sorprendido estos días- ya me habían dicho algunas amigas o mujeres en las clases pre parto que es normal en esta etapa del embarazo- es que he visto algunas gotitas transparentes en mis pezones, otro día han aparecido gotitas blanco- amarillentas. Vamos que me está saliendo leche. Qué nervios y alegría he sentido al verlas porque ya estoy produciendo el alimento para mi hijito. Solo espero que cuando le toque engancharse al pecho, no haya problemas.

DIARIO DE UNA PRIMERIZA: Impresiones de un protopadre

Cindy Luque Juarez

Esta vez quiero compartir las impresiones de un un futuro papá, mi esposo, y su experiencia durante estos siete meses que llevamos de embarazo.

La verdad es que lo que ha escrito me ha hecho derramar alguna lagrimilla porque ha descrito muy bien sus sentimientos y sensaciones al iniciar esta aventura que hemos emprendido juntos.

Bueno pues ahí va su post. Espero y lo animo a que siga escribiendo más que siempre es bueno conocer cómo se sienten los hombres al enterarse de que van a ser padres y cómo llevan el embarazo junto con su mujer.

Ramón García M.

padres-primerizos

Como futuro padre, o como me gusta decir “protopadre”, quisiera compartir con todo aquel que, agradeciendo de antemano, desee usar su valioso tiempo en leer este post, una serie de impresiones y experiencias desde el punto de vista del “protopadre” en este corto camino que es el embarazo.

En primer lugar puntualizar que el camino es corto comparado con lo que viene después con la crianza de los hijos pero sí muy intenso, no nos podemos quedar dormidos en los laureles pensando “mi trabajo ya está hecho”. En esos 9 meses que nos esperan a ambos, cada uno debe adoptar su propio rol con el que poder cumplir de la mejor manera posible con el objetivo que no es ni más ni menos que llegar al día del parto “sin morir en el intento”. Y es que no solo es un camino agotador físicamente para la mujer sino también para la relación entre ambos.

EmbarazadaMasajeParejaGLos “protopadres” debemos ser conscientes de que muchas cosas han empezado a cambiar, y debemos tomar las riendas de nuestras circunstancias para manejarlas y que no se nos escapen de las manos. Entre otras situaciones, encontraremos que nuestra mujer está más frágil y necesitará todo nuestro amor, apoyo y comprensión. Queramos o no reconocerlo, ellas llevan la parte más dura y necesitan más cuidados tanto físicos como sentimentales, debemos saber que su cuerpo cambia durante todo el embarazo y junto a las hormonas eso las convierte en un cúmulo de inseguridades que debemos contrarrestar con más atención y cariño. Al final, debemos darnos cuenta que estámos en una época muy bonita pero en la que debemos ir con cuidado para que la relación con nuestra mujer no se vea deteriorada sino reforzada por los nuevos lazos de unión que se generan con los momentos que compartimos con ella o las dificultades que superamos juntos.

padre-embarazada-ecografia

A lo largo de lo que llevo de embarazo (bueno yo también existo aunque no sea el protagonista) he notado como varios sentimientos han surgido dentro de mí, recuerdo el primero de ellos, fue al saber que íbamos a ser padres, en ese momento sentí felicidad, felicidad por compartir algo tan maravilloso como es la creación de una nueva vida junto a la persona que más quiero, y esa felicidad se selló con un abrazo con mi mujer.

También recuerdo ese sentimiento un poco frenético pero que a la vez me daba más fuerzas cuando veía que mi mujer no podía más que sobrevivir a los momentos más difíciles del primer trimestre, comiendo a duras penas y con las pocas fuerzas que le quedaban intentando llevar una vida lo más normal posible sin estar todo el día en cama. Mi mujer estaba mal, y no podía encargarse de las tareas que solía hacer, más aún, intentaba hacerlas estando mal y eso no lo podía permitir, en ese momento sentí responsabilidad, responsabilidad de cuidar a mi delicada mujer en todo lo que pudiera para que pudiera pasar esos duros momentos de la mejor manera posible.

Otro sentimiento que recuerdo bien fue emoción, emoción al ver por primera vez a mi hijo en su primera ecografía, al verle saltar como un descosido dentro de su madre, una emoción que se tradujo en lágrimas de alegría.

padre-abrazando-bebe

Han sido muchas experiencias y sensaciones durante los 7 meses que llevamos de embarazo mi mujer y yo y sé que habrá muchas más conforme se acerque ese gran día en el que por fín podremos ver a nuestro hijo.papaplayabebe

También sé que todo esto debe llevarme a cambiar igual que lo hace mi mujer, debe hacerme cambiar para convertirme en un padre de verdad. Y está transformación no terminará a los 9 meses sino que continuará durante toda mi vida y la de mi mujer en la que JUNTOS aprenderemos a ser los mejores padres posibles para nuestros hijos.

DIARIO DE UNA PRIMERIZA: Ecografías ¿Cuántas?

Cindy Luque Juarez

Hola, hoy he estado hablando con un campañera de universidad de Lima- Perú, y además de felicitarnos por el blog y esta sección, me hizo algunas consultas acerca de las ecografías. Recordé mis primeros meses de embarazo cuando yo también tenía muchas dudas.  Lo único que he podido contarle es mi experiencia y lo que me han informado los médicos y las experiencias de amigas que ya son mamis.

la foto (1)

En el tema de Ecografias, desde el inicio de mi embarazo me dijeron que habían tres ecos importantes en cada.      trimestre del embarazo, por lo menos las que consideran en España. Estas son:

– En el primer trimestre de embarazo. Alrededor de la semana 12 y tiene como objetivo:
. Conocer el número de embriones.
. Detectar si se ha implantado correctamente el embrión.
. Descartar cualquier patología en el útero y los ovarios.
. Determinar la edad gestacional en relación con la fecha de la última regla.

– En el segundo trimestre de embarazo. Se realiza alrededor de la semana 20 de la gestación. Esta es muy importante porque permite:
. Diagnosticar malformaciones en el feto.
. Determinar la localización de la placenta
. Valorar la cantidad de líquido amniótico
. Reconocer si el feto crece adecuadamente

– En el tercer trimestre de embarazo. Alrededor de la semana 34 se realiza la última ecografía, a no ser que se trate de un embarazo de alto riesgo. Esta ecografía sirve para:
. Conocer la posición del feto y de la placenta y el grado de maduración de ésta última.
. Valorar el tamaño del feto.
. Evaluar la Cantidad de líquido amniótico.

la fotoMuchas mujeres prefieren hacerse más ecos durante el embarazo, incluso algunas se hacen las de 3D o 4D, yo no me hice ninguna de ellas porque no quise exponer a mi bebe a tantas ecos, con las importantes me valían; además, varios médicos me dijeron que no eran necesarias. Y bueno, como siempre he dicho aquí cada un@ elige lo que mejor le convenga, yo escogí hacerme solo las tres que la seguridad social da y con esas tengo suficiente. Y recordarles que mi única intención es contarles mi experiencia y darles información de lo que he ido aprendiendo durante estos lindos 7 meses de embarazo.

Bueno, cambiando de tema, tengo pendiente el próximo post sobre la charla del parto que nos han dado hoy en las clases de educación maternal. A ver si el papi se anima y escribe alguna cosilla.
Buen fin de semana!!!

DIARIO DE UNA PRIMERIZA: Pataditas

Cindy Luque Juarez

Vivo en un estado de alucinación permanente debido al movimiento de mi bebé. Cada día siento que se mueve más y más. Es como si con cada patadita me quisiera decir algo. Es una sensación extraña pero linda. En las primeras semanas de embarazo eran como pequeñas burbujitas, pero casi imperceptibles. bebe-patada

Hoy, con 22 semanas de embarazo, esos movimientos son más fuertes y a veces  perceptibles, sí perceptibles, mi barriguita se mueve, es como una palpitación de la pancita. Mi esposo y yo nos quedamos impresionados con estos preciosos momentos que vivimos al sentir a nuestro “Principito”.

Papi y yo nos hemos dado cuenta que cuando le hablamos o le damos pequeños toques a la barriguita, el bebé nos responde con pataditas. pataditasbebeCuando le ponemos a Mozart también se mueve al inicio, pero luego se relaja y parece que cae extasiado con las notas de cada canción. Y cuando el bebé está muy “follonero” (jueguetón, movedizo) el papi le pone la mano fría y le dice que deje descansar a la mami, e impresionantemente él se calma. Pero cuando papi llega del trabajo, viene a saludar a la barriguita con un beso y le cuenta sus historias y entabla una conversación imaginaria con el “pequeño”, el bebé le responde con movimientos. Para el papá esto le hace sentir más cerca de su bebé, y es un momento en el que se siente partícipe del embarazo.