Viajando con Andrés

Ya queda poco para las vacaciones de verano y empezamos a planear viajecito. Desde que tuvimos a Andrés nuestras vacaciones han cambiado. Si antes viajábamos fuera del país y visitábamos lugares exóticos, ahora con un bebé a cuestas hacemos viajes al interior de España y en nuestro coche. Si antes recorríamos y veíamos todo lo que se podía, ahora vamos a un ritmo más pausado. Si en anteriores viajes nos animábamos a probar comidas desconocidas, ahora no nos arriesgamos porque ahora habría que cuidar bebé y al papá o mamá enfermos. Si antes dedicábamos más tiempo a estar viajando, ahora máximo una semana porque el cansancio se nota más con un pequeño gigante a cuestas ( a excepción de nuestro viaje a Lima que estuvimos poco más de un mes). A pesar de todo no hemos dejado de viajar, lo hacemos para que nuestro hijo también se adapte a nuestra rutina. El primer viaje largo que hizo Andrés fue cuando tenía seis meses, tuvo que acompañarme a una importante entrevista de trabajo que tenía en Girona (si quieres leer sobre esa aventura pincha aquí: https://consentidodemama.wordpress.com/2015/06/09/con-mi-hijo-a-cuestas/). El “viaje”, el grande, de doce horas de vuelo lo hicimos a Lima y de eso mejor no quiero acordarme porque viajé sola y lo pasé fatal. El tercer viaje largo, fue el verano pasado y la verdad es que el nene se portó bien, pero de esa experiencia tengo cosas que debo mejorar para el que haremos estas vacaciones.

DSC_1080

Nuestro destino es una vez más el norte, humos del calor de España. Esta vez toca Asturias, si no hay cambio de planes.      Mientras mi marido hace el itinerario, yo voy haciendo una lista imaginaria de todo lo que tenemos que llevar en el coche y las  previsiones necesarias a la hora de ir con un bebé. Para ello, lo primero que elaboraré es una lista de cosas que necesitaré llevar o  hacer como por ejemplo:

  •   Preparar la maleta. También tiene su truco, yo la verdad es que me estreso con esto, pero esta vez haré un lista de ropa que    llevaremos los tres, dependiendo del clima del lugar y las previsiones meteorológicas.
  •  Comida del bebé. Como ahora Andrés come lo mismo que nosotros, no hay problema. Lo único que debo tener en cuenta es su  leche y el biberón.
  •  Sus artículos de aseo. Siempre tengo pequeños botecitos de su shampoo, gel, y crema para los viajes.
  •  Pañales, cambiador, crema anti rozaduras. Todo bien ordenado en su bolsa pañalera.
  •  Protector solar, un gorro, su crema para los chichones por si se golpea (Arnidol), repelente para los mosquitos, su aceite de  lavanda que lo relaja.
  •  Botiquín con Apiretal, Dalcy, un termómetro, algunos sueros fisiológicos por si se le resecan las fosas nasales y un spray para  desinfectar heridas.
  •  Y algo sumamente importante, su cartilla de vacunación y su tarjeta sanitaria; además su DNI y libro de familia.
  • DSC_1419

Diversión a bordo 

Para las largas horas de viaje llevaré los juguetes que más le guste a mi hijo: Sus cochecitos, su Pocoyó, el  teléfono móvil de juguete que tiene varias opciones con luces de colores, sus cuentos, sus dinosaurios, su pelota pequeña, un  pequeño juego de piezas. Y una cosa que no puedo olvidar es la tablet, en la que grabaré más canciones y videos de Pocoyó,  Caillou, Pepa Pig, Mickey  Mouse, para mantenerlo entretenido. Pero este es mi último recurso, el as bajo la manga cuando veo  que nada lo calma.

EL DATO:

La asociación que agrupa a las grandes empresas turísticas, Exceltur, indica que el primer trimestre de 2015 la demanda de noches en hoteles por parte de los españoles ha crecido un 9% y se han contratado a 69.303 personas en marzo; sin embargo, esta cifra sigue siendo inferior a la de años anteriores. Por eso es importante seguir impulsando el turismo nacional, viajar por el interior de España además de generar más trabajos es una muy buena opción cuando tienes niños.

Anuncios