Nuestra pasión turca I (Estambul)

Cindy Luque Juarez

————————————————————————————————-
Después de los accidentados momentos previos a nuestro viaje a Turquía, quiero mostrarles lo bien que lo pasamos durante el tour a este hermoso país, que nos ha dejado impresionados con su cultura, con sus hermosos paisajes (sobre todo Capadocia) y la maravillosa gente que conocimos en el viaje. En esta primera parte quiero describirles y señalarles los lugares que más nos gustaron de Estambul. Luego les contaré el resto del viaje, que creo que fue mucho más bonito- para mí- que la primera parte.
——————————————————————————————

Hablar de Turquía es hablar de mezquitas, de especies, de historia, y de contraste de culturas.
Nuestro recorrido en Turquía empezó por Estambul, una ciudad con el mayor contraste cultural de todo el país. Muy occidental por un lado y muy oriental por el otro. Yo la definiría como”La Ciudad de las Mezquitas”, se dice que hay unas 3 mil en esta ciudad, una por calle más o menos, unas más grandes y más hermosas que las otras.
Estambul, en turco Istanbul, es la ciudad más grande de Turquía y una de las mayores ciudades de Europa. Es la capital administrativa del país porque la capital política es Ankara.
Quién diría que en esta viaje visitaríamos dos continentes al mismo tiempo, sí porque Estambul es una ciudad partida por el Estrecho del Bósforo que la divide en dos partes, una en Asia y otra en Europa.
Hasta el año 330 a Estambul se la denominó Bizancio, y posteriormente, hasta el 1453, Constantinopla. Su actual denominación, Istanbul, le fue otorgada en 1930.
La gran mayoría de su población es de confesión musulmana, con minorías de cristianos y de judíos. Por eso la gran cantidad de mezquitas.
En Estambul hay mucho por ver, por visitar, por caminar, por comprar, por comer. Pero creo que las cosas más importantes, las que valen la pena ver, según mi humilde opinión claro, son:

. La Mezquita de Solimán el Magnífico, es una de las más bellas, famosas y visitadas de Estambul. Fue construída por orden de Solimán I, uno de los sultanes otomanos más ricos y poderosos de la historia. Esta mezquita deja impresionados a los visitantes por su tamaño, su sencillez, sus excepcionales azulejos, por sus preciosas vidrieras que proyectan una inmensa luz a través de sus cientos de ventanas y por sus imponentes columnas.

. La Mezquita Azul, es la más importante de Estambul. Fue construida por el Sultán Ahmed I. Un elemento común de las mezquitas es el minarete (torres). En este caso la Mezquita Azul cuenta con seis minaretes lo que, en el momento de su construcción, provocó mucha polémica, ya que la Meca también tenía seis. Posteriormente y para apaciguar a los fieles, en la Meca se construyó un séptimo minarete para marcar la diferencia.
Esta mezquita es llamada azul porque en su interior tiene miles de azulejos de color azul que adornan la cúpula y la parte superior de la mezquita. Su ilumninación tmbién es impresionante y proviene de sus vidrieras y de las lámparas de araña que cuelgan del techo.
Un consejo importante, antes de ingresar en ésta y otras mezquitas se debe llevar la ropa apropiada (no pantalones o faldas cortos, ni camisetas de tirantes) y hay que quitarse los zapatos antes de entrar. Las mujeres deben llevar los hombros y el pelo tapado. Si no llevan nada para taparse, en la entrada les dejarán todo lo que necesiten para visitarla.

. Iglesia de San Salvador de Chora. Lo más espectacular de la iglesia son sus frescos y mosaicos bizantinos, ya que están considerados como los mejor conservados del mundo. Solo como dato curioso, Chora significa “fuera de la ciudad”, y es que la iglesia se construyó en la parte exterior de las murallas de la antigua Bizancio.

. La Basílicia de Santa Sofía, o como la llaman los turcos, Ayasofya, es el símbolo de Estambul. Fue construida durante el mandato de Justiniano alrededor del año 500 y es una de las obras maestras del arte bizantino. Entre 1204 y 1261, Santa Sofía fue la iglesia del Papa. En 1453 fue tomada por el Imperio Otomano y convertida en mezquita.


El interior de Santa Sofía es sobrecogedor: la sala principal es muy grande, la iluminación, los enormes medallones decorativos y las columnas la hacen especial. En la segunda planta de la basílica se pueden encontrar diversos mosaicos como el del emperador Constantino y a la emperatriz Zoe adorando a Cristo.

. El Palacio de Topkapi, es el mejor reflejo de la época imperial en Estambul y simboliza el poder que alcanzó Constantinopla como sede del Imperio Otomano. Desde este palacio los sultanes gobernaron su imperio hasta mediados del siglo XIX. De entre las múltiples partes que tiene el palacio, una de las más importantes es el Tesoro.
Lo que más nos ha gustado del Palacio ha sido el Tesoro que cuenta con algunos de los objetos más valiosos del mundo, como el diamante del cucharero (un diamante de 88 quilates que perteneció a Letizia Ramolino, madre de Napoleón) o el puñal topkapi (el arma más cara del mundo, construido en oro con esmeraldas incrustadas) y el Harén lugar donde residía el Sultán, su familia unas 800 mujeres de alto nivel cultural adiestradas en ciertas habilidades. La Reina Madre era la máxima responsable del Harén.

. La Cisterna Basílica, éste es uno de los lugares que sin tener muchas expectativas visitamos y una de las que más nos sorprendió gratamente por la paz, tranquilidad y el fresco que sentimos dentro.
Es un depósito que se construyó para que la ciudad tuviera reservas de agua en caso de ser atacada. También se le conoce como el “Palacio Sumergido”. La Cisterna tiene cientos de columnas decoradas que fueron reutilizadas de antiguos monumentos
Si siguen hasta el final del recorrido se encontrarán con una sorpresa, unas columnas que tienen como base una cabeza de Medusa, el ser mitológico que convertía en piedra a quien mirara.

. La Torre Gálata, si quieres tener buenas e impresionantes vistas de Estambul, tienes que ir a esta torre. Es una de las torres más antiguas del mundo y la primera fue construida en madera para servir como faro.

. El Gran Bazar Turco. A todas (os) los que nos gusta ir de compra, éste es el mejor lugar para hacerlo. Sobre todo si queremos buscar regalos, souvenirs como lámparas, camisetas, joyas, antigüedades. Eso sí prepararse para el regateo que aquí como en otros sitios es imprescindible. Y no se asusten si por ahí les sale algún comerciante maleducado, que de esos hay algunos.

. Bazar de las Especies. Aquí podrán comprar los mejores dulces y especies turcos. Seguramente como pasa en todos los tours, el guía los llevará a alguna tienda para degustar tés de todos los tipos, algunos dulces y explicarán los diversos tipos de azafrán que es una de las cosas que más compran los turistas porque aquí está más barato.

. La visita al Gran Cuerno de Oro, maravilloso puerto natural que divide el lado europeo de la ciudad en dos partes: la ciudad vieja y la parte de Gálata. No se debe dejar Estambul sin dar un paseo por el Bósforo en un barquito. En el viaje que dura alrededor de una hora veremos hermosas casas de millonarios.

Para finalizar esta lista de recomendaciones de lugares que hay que visitar en Estambul. Hay que tener en cuenta que la comida es muy especiada y puede gustar o no a mucha gente. Si Van en verano tendrán que soportar más de 30 grados y si suben a un tranvía recordar que va tope, super lleno, y que no les sorprenda que quizá puedan quedarse fuera por la sobrepoblación. Y si logran entrar, puede que se sientan literalmente como en una lata de sardinas con el olor incluido.

De uno a tres días pienso que serían los apropiados para visitar Estambul y visitar lo que anteriormente hemos recomendado. Más días pueden llegar a agobiar al turista, porque la ciudad es muy caótica y ruidosa sobre en época de Ramadán.

Anuncios