Una tarde diferente

Como padres tenemos una gran responsabilidad a la hora de educar a nuestros hijos, y normalmente eso implica un arduo trabajo corrigiéndolos. Mucho amor, mucha paciencia , psicología y, en muchas ocasiones, castigos y regañinas. Pero gracias a la reacción de mi hijo del otro día, me di cuenta de que algo nos faltaba en nuestra relación con él.

Ayer decidimos que ya era hora de llevarlo al cine para ver si podía aguantar toda la película comportándose y de ese modo poder llevarlo en más ocasiones. Pero cuando le dimos la gran noticia, tremenda fue nuestra sorpresa cuando nos dijo que prefería quedarse con sus abuelos antes que venir con nosotros. Obviamente esa respuesta me sorprendió y me molestó, pero también me hizo pensar en el porqué de esa respuesta. Y fue entonces cuando me di cuenta de que guardando nuestro sagrado deber de cuidarle y educarle habíamos dejado de lado otra tan importante como la de pasar tiempo de mimos solo con él. Siempre que estaba con nosotros, aún cuando iba a jugar al parque o jugábamos con él, había que guiarle para que se comportara, en muchas ocasiones con castigos y reprimendas y con el plus de hacer todas estas actividades con su hermano.
A raíz de esto, nos propusimos que la tarde de ayer fuese para él y solo para él, sin su hermano, y para que disfrutara sin correcciones (o al menos no si no fueran estrictamente necesarias). Fue una tarde de cine,  chuches (golosinas), un rato en las maquinitas, subiéndose en los coches y viendo juguetes en Disney Store. Se lo pasó muy bien y nosotros también sin pensar en otra cosa que no fuera su felicidad. Su sonrisa fue nuestra mejor recompensa.

Desde que nació su hermano nuestro hijo no había pasado un tiempo a solas con nosotros y creo que es bueno pasar cada cierto tiempo una tarde como ésta con él, para que recuerde que, a pesar del día a día, le queremos mucho y él siempre será nuestro primer gran regalo, que podemos ser tan guays (cool) como sus abuelos y darle el tiempo y atención exclusivos para él, mimarle y hacer de este ratito un tiempo de relajo y diversión. ¿Y vosotros que pensáis? ¿Si tenéis dos hijos, pasáis algún tiempo exclusivo con el mayor?

Anuncios