Madre en directo

Una vez más Andrés se hizo oír por la radio. No es la primera vez que sucede, pero cómo le encanta a este niño hacerse sentir de aquí a Lima.

La primera vez que lloró mi hijo mientras yo trabajaba dando un reporte para la radio de Perú fue a los quince días de haber nacido. Sí, me puse a trabajar después de las dos semanas de traer al mundo a mi niño. Quise ponerme al día con las noticias, escribir mi despacho y hablar para la radio. Yo creía que lo tenía todo controlado, el bebe casi dormido en mis brazos, en la otra mano mi Ipad con mis notas y mi teléfono en la oreja. Iba todo bien, yo hablando de lo que ocurría por ese entonces en este lado del mundo, hasta que… guaaaaaaa, empezó a llorar. Como si se diera cuenta de que no le daba toda la atención a él. ¡Lo pasé fatal! No sabía cómo calmar a mi hijo y seguir hablando, jajaja. Pero ya saben cómo somos las madres, apechugamos. Eso hice, con un brazo mecía a mi hijo para calmarlo mientras seguía hilando la noticia que iba contando por teléfono. Mis compañeros que me oían en las cabinas de Lima se lo tomaron con gracia, dijeron que mi hijo quería seguir los pasos de su madre, que quería hacerse oír y que ese día se estrenaba su corresponsal más joven.

 

la foto (45)

La segunda y tercera vez fue muy parecida. La última oportunidad que ha tenido Andrés de hacer sentir su voz, mejor dicho su llanto por la ondas radiales ha sido ayer. Yo estaba preparadísima para hablar, lo dejé viendo sus dibujos, pero cuando oyó que me iba a mi despacho donde hago las conexiones con la radio y escuchó el click de la puerta del salón cerrándose, se puso a llorar. Pensé que se calmaría como siempre, pero nada. Su llanto era tan fuerte que era imposible que no se oyera hasta Perú. Mis compañeros, una vez más, rieron, entendieron que mi hijo era primero y me dejaron en la cola de los corresponsales que hablábamos para que calmara a mi pequeño gigante. Y es que nunca sabes cuándo tu hijo te pondrá en apuros. Menos mal que ya somos expertas en estos temas. ¿A ti te ha sucedido algo parecido? ¿Cómo lo has solucionado?

DSC_1789

Anuncios

Los hijos te cambian la vida

Hoy quiero compartir un post que le he pedido a mi querida amiga Lidia Roselló, una periodista dedicada de lleno a su trabajo, sin carga familiar aún, sobre cómo ve ella a las madres periodistas. Por cierto, Lidia lleva un blog llamado Tendencias Callejeras que te recomiendo leer.

Lidia Roselló

Hace ya unos cuantos años que mi vida se cruzó con las de dos buenas amigas, Covadonga y Cindy. Coincidimos en la Opinión TV y desde entonces nuestras vidas han estado unidas. Sin embargo, cada una ha llevado su vida profesional y personal por caminos bien distintos.

DSC_1432

Covadonga fue la primera de las tres en lanzarse al mundo de la maternidad y le ha seguido Cindy con Andresito.

Profesionalmente ambas han cambiado su vida, tener un hijo conlleva una responsabilidad muy grande, sobre todo si eres mujer. Desgraciadamente la mujer aún lleva el mayor peso de los hijos así que, desde mi punto de vista, ellas son las que hacen mayores sacrificios a pesar de que en ambos casos sus compañeros han estado igual de implicados que ellas.

Mis amigas y compañeras de profesión también han visto ralentizadas sus carreras a causa de sus hijos, al menos así lo veo yo. Durante la época en la que los peques han sido más bebés ellas se han dedicado más a la crianza de mis “sobris” pero ahora que están más creciditos las veo como vuelven a sentir la llamada de la profesión, esa que nunca ha dejado de estar ahí.

Personalmente he optado por no tener hijos, al menos de momento, así que he seguido mi camino aunque siempre hemos intentado mantener nuestras reuniones como antaño aunque con mayor distancia, evidentemente.

Madres, trabajadoras y amigas: así son ellas. Y me siento feliz de tenerlas tanto como compañeras de profesión como grandes amigas. Además, con ellas aprendo a ver y conocer otra forma de ver la vida, aunque cuando estamos un rato y vuelvo a mi tranquilidad me siento feliz, jajaja.

DSC_2773 Ambas son mujeres luchadoras que a pesar de haber entrado de lleno en el mundo de la maternidad han  seguido luchando por no perder las raíces con el periodismo. Cindy no ha dejado nunca su trabajo como  corresponsal en Radio Programas del Perú, te recomiendo que leas el artículo que ha escrito en Tendencias Callejeras sobre su experiencia en el restaurante El Celler de Can Roca. Se fue con su bebé hasta la otra parte de España para no  perderse este evento tan importante.

Por su parte, Covadonga es la gerente de un comercio en la localidad donde reside y lo ha compaginado con sus  bebés, es que recientemente ha vuelto a ser madre.

Para mí son dos heroínas, dos madres luchadoras y grandes profesionales del periodismo. Cindy ha puesto en  marcha este blog para contar su experiencia como periodista y mamá, además me ayuda muchísimo en  Tendencias Callejeras y Covadonga está formándose en el apasionante mundo del Social Media Management.  Seguro que a ambas les espera un gran futuro tanto profesional como personal.

En el fondo no somos tan distintas, somos tres periodistas intentado luchar por hacernos un hueco en la vida, ellas con sus preciosos hijos y yo con tres sobrinos que son maravillosos. Así somos las mujeres de hoy en día 😉

UN GRAN BESO PARA LAS DOS Y MIS SOBRIS

IMG_2655

Con mi hijo a cuestas

Soy corresponsal de Radio Programas del Perú en España desde hace más de cinco años. Gracias a Dios puedo compaginar mi trabajo con mi vida familiar que no siempre ha sido fácil, sobre todo después de haber tenido a mi bebé. Algunas veces he tenido que viajar a otras ciudades de España a entrevistar o cubrir determinados eventos importantes y casi siempre he podido hacerlo sin problemas. Pero desde que nació mi hijo, la cosa ha sido un poco más complicada. Algunas veces he hecho mis despachos con el bebé en brazos y alguna que otra vez su ” hermoso” llanto ha salido al aire, justo cuando su madre estaba dando la noticia. Menos mal que mis compañeros de la radio, como Güido Lombardi, han sabido tomar estos imprevistos con gracia y le han dado un toque más humano a mi labor de madre trabajadora. Han sido, creo, tres oportunidades en las que mi hijo ha querido hacerse oír por las ondas de la radio, jajaja. Ahora que ya está grande puedo dejarlo jugando mientras doy mi despacho. Sin embargo, cuando he tenido que viajar o ir a un evento específico he tenido que dejarlo con sus abuelos. Pero ha habido una ocasión, cuando era más chiquito, en la que no pude y lo tuve que llevar conmigo.

IMG_20150610_160045

Hace unos días escribí un post en el blog http://tendenciascallejeras.com/la-tendencia-gastronomica-cocina-estrellas/ sobre la entrevista y visita que hice en 2014 al restaurante Celler de Can Roca, el mejor del mundo según la revista “Restaurant Magazine”. En ese post conté mi inolvidable experiencia al visitar ese establecimiento y conocer a los artífices de una de las cocinas más innovadoras del mundo, los hermanos Roca. Lo que no conté en ese artículo es que para ir a realizar ese trabajo tuve que llevar conmigo a mi bebé, que en ese momento tenía alrededor de seis meses y dependía de mi, porque aún le daba el pecho. Conducir unas seis horas hasta llegar al lugar donde se ubica el restaurante era muy duro para mi. Menos mal que tengo un maravilloso esposo que siempre me apoya y ese día pidió permiso en  su trabajo para acompañarme y ayudarme con Andrés.

IMG_20150610_160413

La visita al Celler y la entrevista a los tres hermanos Roca estaba prevista para toda la mañana, luego había  que degustar el menú que constaba de 14 platos ( que  gran sacrificio, no? ). Como era tema de trabajo, solo  podía entrar yo, mi esposo y bebé aprovecharon para  dar un pequeño paseo por la ciudad donde se ubica el  Celler de Can Roca, Girona, Cataluña. Sin embargo,  cada tres horas yo debía hacer un stop a las entrevistas  y hacerme un espacio para darle el pecho a mi pequeño.  Luego, a la hora de la comida, aunque lo pasé muy bien,  en mi mente me rondaba la idea de ¿cómo estará?  ¿tendrá más hambre?, ¿ estará inquieto?, incluso me  sentía un poco mal por dejarlo así, aunque estuviera  con su papi. Muchas cosas se me venían a la mente  mientras servían los fabulosos y exquisitos platos. Una  vez finalizada la degustación, me despedí de todos y me  fui a abrazar a mi chiquitín, no me quedé para el cafe de  sobremesa, tenía muchas ganas de ver a mi hijo y esposo.

¿Alguna vez has tenido que llevar a tu familia contigo  para hacer algún trabajo? ¿O quizá has tenido que dejar  a tu bebe con su padre o algún familiar? ¿ Has sentido  lo mismo que yo, esa sensación de estar abandonando a  tu hijo?