Un mundo loco y veloz

LIDIA ROSELLÓ

Esta tarde venía en el coche a trabajar y he escuchado un programa de radio en Radio 5 sobre un informe  de los países que aún hoy en día aplican la pena de muerte en nuestro país. Aunque parezca mentira es así, países del “primer mundo”  como EEUU (sobre todo en Texas) o como Japón, para mi asombro, tienen la pena de muerte entre sus castigos y la llevan a cabo.

pena de muerte

 

 

 

 

 

Y lo más sorprendente es que países que llevaban más de 10 años sin ejecutar tales penas lo han vuelto a hacer. Al hilo de esto y contextualizándolo a mi mundo más cercano he notado muchas más agresividad en el ambiente, en la forma de relacionarnos los unos con los otros, como si estuviesemos perdiendo el respeto y la educación y quizás esto es consecuencia del mundo intolerante que estamos creando.

intolerancia

 

 

 

 

 

 

 

Es tan solo una reflexión que he querido compartir con vosotros, yo misma me he visto reaccionando exageradamente ante un problema, es algo que deberíamos aprender  a controlar y pensar un poco más en el prójimo en este mundo loco y veloz en el que vivimos.

Me quedo con esta frase de Amnistía Internaciona: “El mundo puede cambiar, pero no va a cambiar solo“.

 

Nuestra pasión turca I (Estambul)

Cindy Luque Juarez

————————————————————————————————-
Después de los accidentados momentos previos a nuestro viaje a Turquía, quiero mostrarles lo bien que lo pasamos durante el tour a este hermoso país, que nos ha dejado impresionados con su cultura, con sus hermosos paisajes (sobre todo Capadocia) y la maravillosa gente que conocimos en el viaje. En esta primera parte quiero describirles y señalarles los lugares que más nos gustaron de Estambul. Luego les contaré el resto del viaje, que creo que fue mucho más bonito- para mí- que la primera parte.
——————————————————————————————

Hablar de Turquía es hablar de mezquitas, de especies, de historia, y de contraste de culturas.
Nuestro recorrido en Turquía empezó por Estambul, una ciudad con el mayor contraste cultural de todo el país. Muy occidental por un lado y muy oriental por el otro. Yo la definiría como”La Ciudad de las Mezquitas”, se dice que hay unas 3 mil en esta ciudad, una por calle más o menos, unas más grandes y más hermosas que las otras.
Estambul, en turco Istanbul, es la ciudad más grande de Turquía y una de las mayores ciudades de Europa. Es la capital administrativa del país porque la capital política es Ankara.
Quién diría que en esta viaje visitaríamos dos continentes al mismo tiempo, sí porque Estambul es una ciudad partida por el Estrecho del Bósforo que la divide en dos partes, una en Asia y otra en Europa.
Hasta el año 330 a Estambul se la denominó Bizancio, y posteriormente, hasta el 1453, Constantinopla. Su actual denominación, Istanbul, le fue otorgada en 1930.
La gran mayoría de su población es de confesión musulmana, con minorías de cristianos y de judíos. Por eso la gran cantidad de mezquitas.
En Estambul hay mucho por ver, por visitar, por caminar, por comprar, por comer. Pero creo que las cosas más importantes, las que valen la pena ver, según mi humilde opinión claro, son:

. La Mezquita de Solimán el Magnífico, es una de las más bellas, famosas y visitadas de Estambul. Fue construída por orden de Solimán I, uno de los sultanes otomanos más ricos y poderosos de la historia. Esta mezquita deja impresionados a los visitantes por su tamaño, su sencillez, sus excepcionales azulejos, por sus preciosas vidrieras que proyectan una inmensa luz a través de sus cientos de ventanas y por sus imponentes columnas.

. La Mezquita Azul, es la más importante de Estambul. Fue construida por el Sultán Ahmed I. Un elemento común de las mezquitas es el minarete (torres). En este caso la Mezquita Azul cuenta con seis minaretes lo que, en el momento de su construcción, provocó mucha polémica, ya que la Meca también tenía seis. Posteriormente y para apaciguar a los fieles, en la Meca se construyó un séptimo minarete para marcar la diferencia.
Esta mezquita es llamada azul porque en su interior tiene miles de azulejos de color azul que adornan la cúpula y la parte superior de la mezquita. Su ilumninación tmbién es impresionante y proviene de sus vidrieras y de las lámparas de araña que cuelgan del techo.
Un consejo importante, antes de ingresar en ésta y otras mezquitas se debe llevar la ropa apropiada (no pantalones o faldas cortos, ni camisetas de tirantes) y hay que quitarse los zapatos antes de entrar. Las mujeres deben llevar los hombros y el pelo tapado. Si no llevan nada para taparse, en la entrada les dejarán todo lo que necesiten para visitarla.

. Iglesia de San Salvador de Chora. Lo más espectacular de la iglesia son sus frescos y mosaicos bizantinos, ya que están considerados como los mejor conservados del mundo. Solo como dato curioso, Chora significa “fuera de la ciudad”, y es que la iglesia se construyó en la parte exterior de las murallas de la antigua Bizancio.

. La Basílicia de Santa Sofía, o como la llaman los turcos, Ayasofya, es el símbolo de Estambul. Fue construida durante el mandato de Justiniano alrededor del año 500 y es una de las obras maestras del arte bizantino. Entre 1204 y 1261, Santa Sofía fue la iglesia del Papa. En 1453 fue tomada por el Imperio Otomano y convertida en mezquita.


El interior de Santa Sofía es sobrecogedor: la sala principal es muy grande, la iluminación, los enormes medallones decorativos y las columnas la hacen especial. En la segunda planta de la basílica se pueden encontrar diversos mosaicos como el del emperador Constantino y a la emperatriz Zoe adorando a Cristo.

. El Palacio de Topkapi, es el mejor reflejo de la época imperial en Estambul y simboliza el poder que alcanzó Constantinopla como sede del Imperio Otomano. Desde este palacio los sultanes gobernaron su imperio hasta mediados del siglo XIX. De entre las múltiples partes que tiene el palacio, una de las más importantes es el Tesoro.
Lo que más nos ha gustado del Palacio ha sido el Tesoro que cuenta con algunos de los objetos más valiosos del mundo, como el diamante del cucharero (un diamante de 88 quilates que perteneció a Letizia Ramolino, madre de Napoleón) o el puñal topkapi (el arma más cara del mundo, construido en oro con esmeraldas incrustadas) y el Harén lugar donde residía el Sultán, su familia unas 800 mujeres de alto nivel cultural adiestradas en ciertas habilidades. La Reina Madre era la máxima responsable del Harén.

. La Cisterna Basílica, éste es uno de los lugares que sin tener muchas expectativas visitamos y una de las que más nos sorprendió gratamente por la paz, tranquilidad y el fresco que sentimos dentro.
Es un depósito que se construyó para que la ciudad tuviera reservas de agua en caso de ser atacada. También se le conoce como el “Palacio Sumergido”. La Cisterna tiene cientos de columnas decoradas que fueron reutilizadas de antiguos monumentos
Si siguen hasta el final del recorrido se encontrarán con una sorpresa, unas columnas que tienen como base una cabeza de Medusa, el ser mitológico que convertía en piedra a quien mirara.

. La Torre Gálata, si quieres tener buenas e impresionantes vistas de Estambul, tienes que ir a esta torre. Es una de las torres más antiguas del mundo y la primera fue construida en madera para servir como faro.

. El Gran Bazar Turco. A todas (os) los que nos gusta ir de compra, éste es el mejor lugar para hacerlo. Sobre todo si queremos buscar regalos, souvenirs como lámparas, camisetas, joyas, antigüedades. Eso sí prepararse para el regateo que aquí como en otros sitios es imprescindible. Y no se asusten si por ahí les sale algún comerciante maleducado, que de esos hay algunos.

. Bazar de las Especies. Aquí podrán comprar los mejores dulces y especies turcos. Seguramente como pasa en todos los tours, el guía los llevará a alguna tienda para degustar tés de todos los tipos, algunos dulces y explicarán los diversos tipos de azafrán que es una de las cosas que más compran los turistas porque aquí está más barato.

. La visita al Gran Cuerno de Oro, maravilloso puerto natural que divide el lado europeo de la ciudad en dos partes: la ciudad vieja y la parte de Gálata. No se debe dejar Estambul sin dar un paseo por el Bósforo en un barquito. En el viaje que dura alrededor de una hora veremos hermosas casas de millonarios.

Para finalizar esta lista de recomendaciones de lugares que hay que visitar en Estambul. Hay que tener en cuenta que la comida es muy especiada y puede gustar o no a mucha gente. Si Van en verano tendrán que soportar más de 30 grados y si suben a un tranvía recordar que va tope, super lleno, y que no les sorprenda que quizá puedan quedarse fuera por la sobrepoblación. Y si logran entrar, puede que se sientan literalmente como en una lata de sardinas con el olor incluido.

De uno a tres días pienso que serían los apropiados para visitar Estambul y visitar lo que anteriormente hemos recomendado. Más días pueden llegar a agobiar al turista, porque la ciudad es muy caótica y ruidosa sobre en época de Ramadán.

Historia de un viaje accidentado

Cindy Luque Juarez

Estas vacaciones de verano han sido intensas: un poco accidentadas, pero al final de todo muy bonitas.

Hasta hoy no había contado nada de lo que nos pasó, porque quería quedarme solo con los bonitos recuerdos, pero ahora que ha transcurrido el tiempo y que estamos en casa, volviendo a la rutina, creo que ya es hora de decirlo, y sobre todo alertar a aquellos que como nosotros confiamos nuestro viaje a una agencia.

Primero decidimos nuestro destino: Turquía. Luego, vimos las diferentes agencias y qué nos ofrecía cada una de ellas. Al final nos decidimos por Halcón Viajes, porque era la agencia donde siempre comprábamos tickets de avión, tours, etc. Como la conocíamos y siempre habíamos tenido un buen servicio decidimos que ellos nos buscaran el tour a Turquía.

Tuvimos que ir varias veces a la oficina de la agencia para ver si habían tours en las fechas en las que podíamos viajar. Una vez que encontraron una fecha adecuada, empezó todo el papeleo de los datos, de los pagos, etc.  Como en el anterior viaje a Egipto ( que por cierto ellos nos lo vendieron y todo fue genial) le pregunté a la persona que siempre nos atendía si era necesario que sacara un pasaporte especial para viajar a Turquía. Le recordé que yo soy peruana, que aún no tengo la nacionalidad española, que solo tengo la residencia, etc. Ella me respondió que, al igual que en Egipto, solo debía pagar cierta cantidad de dinero cuando llegara al aeropuerto de Estambul.

Como en otras ocasiones confiamos en la agencia ¡¡¡¡Grave error!!! Si hubiera sido más desconfiada y hubiera llamado al consulado turco, me hubiera evitado muchos disgustos. Pero bueno, ¿para qué  vas a una agencia de viajes y para que contratas sus servicios? ¿No es para que te asesoren en todo? O en todo caso, si no tienen la información decirte que tu la busques por tu cuenta.

El día del viaje llegamos puntuales a la Terminal 1 de Barajas. Esperamos que la inmensa cola que había avanzara. Cuando por fin llegó nuestro turno la mujer de facturación revisó mi pasaporte y me dijo que yo no podía volar porque no tenía el visado turco. Le dijimos a la mujer que no era así, que en la agencia de viajes nos dijeron que a mí, al igual que a los españoles, me sellarían el pasaporte llegando al aeropuerto turco y pagando 15 euros. Pero ella dijo que no, y así fue. Es más, la muy “sensata” le indicó a mi marido que si quería, él si podía viajar, pero que yo tenía que pedir la visa. Obviamente mi esposo dijo que ni loco viajaba solo.

Nos retiramos de la cola y el asombro pasó a ser indignación, rabia, impotencia. Lo único que nos quedaba era llamar al número de emergencia de la agencia de viajes. Al llamar nos dijeron que nos comunicáramos con la empresa que organizaba el tour, Panavisión, que tampoco daba soluciones. Me armé de todo el coraje y rabia que tenía y volví a llamar a Panavisión, lo único que ofrecían era cambiarnos el viaje, pero siempre y cuando tuviera el visado. Primero el visado y luego el cambio de vuelo.

Al día siguiente (lunes) muy temprano fuimos al Consulado Turco. El funcionario que nos atendió fue muy amable y quedó tan sorprendido con nuestra historia que accedió a darnos el visado para el día siguiente (martes) por la mañana. Con esa información llamamos a Panavisión para que nos reubicaran en un nuevo vuelo. Dijeron que todos los vuelos a Turquía estaban completos y que si queríamos viajar el martes por la tarde tendríamos que pagar 800 euros más porque nos pondrían en clase Business. Además de eso llegando a Estambul nos incorporaríamos al tour que ya tenía dos días de iniciado. Osea, todo pérdidas. Pérdida de dinero, pérdida de tiempo, y pérdida de tour.

No aguanté la rabia y  le reclamé a la mujer que me respondía del otro lado del teléfono, que cómo era posible que solo nos dieran esa opción si el error no había sido nuestro, que en la agencia nos habían dado una información equivocada, que estábamos asesorándonos en la Oficina de Protección al Consumidor y que pondríamos un reclamo.

Al verme tan enfadada la encargada de Panavisión nos dió otra opción: salir la siguiente semana pagando algo menos. Era eso o perder todo el dinero. Y como pasa en todos lados, primero se paga y luego se reclama. Decidimos optar por el menor de los males y aceptar su oferta.

Los días siguientes, para no torturarnos con lo mal que nos estaba yendo, decidimos irnos de Madrid, olvidarnos del tema hasta el día del vuelo y visitar a nuestros amigos en Tarragona. Disfrutamos de su compañía, nos dieron ánimo, y también disfrutamos de un día en la playa. Tan tensa y estresada estaría con todo el problema del viaje que me dio una contractura muscular en el cuello y la espalda. Tuve que tomar relajantes musculares y esperar a que se me pasara rápido el malestar para estar bien para el viaje.

Pero eso no fue todo, un día antes del vuelo a Estambul, fuimos a casa de campo de la familia de nuestros amigos. Allí comimos fideuá con mariscos, comida que me encanta. Pero para mi mala pata ese día me intoxiqué. Se me llenó la cara de ronchas, la piel se me puso roja, y me picaba todo el cuerpo; sentía que se me cerraba la garganta. Me llevaron de emergencia al hospital y allí me tuvieron en observación 3 horas y me dieron medicina a través de la vena.

Como ven cerramos con broche de oro la racha de “accidentes” que tuvimos previo al viaje. Gracias a Dios que luego, al embarcar, al llegar a Turquía, y durante todo el viaje fue todo de maravilla. Conocimos personas majísimas, y pudimos visitar otra preciosa parte del mundo y ver uno de los mejores amaneceres desde un globo aerostático.

A pesar de todo lo malo, pudimos disfrutar de unas lindas vacaciones. Pero eso sí, ya sabemos que la próxima vez no volveremos a contratar la misma agencia de viajes. Ahora mismo nos estamos informando de cómo y a través de quiénes debemos hacer nuestro reclamo.

Ya saben, si quieren viajar a un país, primero infórmense acerca de los visados, llamen a los consulados para saber si según su nacionalidad necesitan o no la visa para entrar a ese lugar. No confíen mucho en lo que les diga la agencia de viajes, porque si se equivocan al final se lavarán las manos y el error será de “ustedes por no informarse bien”. Porque eso fue lo que nos dijeron, que el cliente debía informarse sobre el tema de sus documentos. Pero yo me sigo preguntando, ¿ entonces para qué contratamos una agencia de viajes?.

Un daño irreparable

LIDIA ROSELLÓ

Increible pero cierto, eso es lo que pienso mientras escucho las informaciones acerca de los pepinos almerienses y murcianos. Miles y miles de personas con un futuro incierto a causa del poco rigor informativo a la hora de acusar a los causantes de la bacteria E. Coli. Lo más fácil es pensar que España, un país tercermundista y sin controles sanitarios, es el causante de esta epidemia. Increible pero cierto. Dicen que más vale tarde que nunca pero en este caso la rectificación ha llegado tarde. Miles y miles de toneladas de pepinos han dispuesto un billete de ida y vuelta. Hoy mismo he escuchado a varios agricultores tanto almerienses como murcianos explicando los controles que tienen en sus plantaciones, por ejemplo, para evitar fertilizantes artificiales usan unos bichitos que de manera controlada son los encargados de acabar con plagas con el fin de que no haya productos tóxicos… y luego, alemanes ignorantes y con mucho poder no dudan en acusar a España y nuestros pepinos. De nuevo, digo: Increible pero cierto. Por supuesto, ahora vienen las denuncias pero el daño, señoeres, ya está hecho. La sospecha planea sobre nuestras frutas y hortalizas y difícilmente los consumidores europeos serán capaces de eliminar su temor a ingeirir pepinos españoles.

Fuente: puntoguion.com

De hecho, me he quedado de piedra al leer lo siguiente en El Mundo: “Ya no vendemos ni fruta ni verdura de España’, dice la cadena Kaisers”. O en El Pais: “Lidl retira los pepinos de sus tiendas de España”.

No importa que haya quedado demostrado que España no ha tenido nada que ver con esto…  Admito que ya no se que pensar, que siempre somos el hermano tonto al que culpamos de todo, total… nunca se queja… Lo dicho, increible pero cierto…

El que más tiene más quiere

CINDY LUQUE J.

Es deleznable que algunas empresas españolas estén utilizando de mala manera la excusa de la crisis económica para aprovecharse y despedir a diestra y siniestra gente de sus plantillas. Un claro ejemplo es la actitud de la transnacional Telefónica que la última semana ha dicho que despedirá a unos 5,600 trabajadores, que representan el 20% de su plantilla (28 mil empleados), a pesar de lograr el beneficio récord de España, un 30% más que el año anterior (10.167 millones de euros).

Pero eso no es todo señores. A esto se suma la contradictoria de que Telefónica dará a sus directivos unos incentivos de hasta 450 millones de euros. Sus tres principales ejecutivos juntos con 1.900 directivos se beneficiarán de esta gracia.

¿Alguien puede explicarme cómo se  entiende esto? Una empresa que obtiene beneficios, es porque su negocio marcha bien y porque sus trabajadores lo están haciendo bien, no? Entonces, cómo es posible que a pesar de eso tenga que despedir al 20% de su plantilla y encima de todo, como    burlándose de los pobres empleados, decirles en su cara pelada: a ti te despido, pero al alto cargo le doy más dinero.  WHAT???

Sinceramente esto no puede estar pasando. Es indignante que se permita que una empresa como Telefónica lleve a cabo este tipo de medidas, sobre todo en estas épocas, cuando pequeñas y medianas empresas están haciendo lo posible e imposible por mantener a sus trabajadores, a pesar de que las  cosas no van bien.

El Gobierno Español ya se ha pronunciado. La Ministra de Economía, Elena Salgado, ha dicho que es inoportuna esta decisión de Telefónica.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, afirmó que no es un buen momento para producir ajustes de plantilla “en un tamaño tan importante”.

La Telefónica se basa en el argumento de que parte de sus beneficios provienen de fuera de España. Pero como ha dicho la ministra Salgado, aunque eso es cierto, también lo es que “esas inversiones en otros países se han hecho desde España y en muchos casos con regímenes fiscales favorables“.

Y por tanto, de alguna manera los ciudadanos españoles, los contribuyentes, son parte de esos beneficios globales de Telefónica.

El ministro de Trabajo, ha asegurado que el Gobierno “se opondrá al expediente de regulación de empleo de Telefónica tal y como está concebido”, y ha animado a la compañía “a que reflexione y dialogue con los sindicatos”.

Esperemos que esta empresa no llegue a despedir a tanta gente y recapacite.

Elecciones Perú. Nos quieren gobernar

CINDY LUQUE J.

Como dije ayer, mi país, el Perú, es un país donde lo inesperado puede ocurrir, donde uno puede estar ahora arriba y a los minutos abajo. Así ha sucedido en las últimas horas, luego de haberse cerrado las urnas de votación para elegir a nuestro próximo gobernante por un periodo de cinco años.

Ayer el primero en la lista era Ollanta Humala, el ex militar con rasgos chavistas y ahora tirando a las polìticas de Lula Da Silva. Humala sigue siendo hasta estos minutos el primero que pasaría a la segunda vuelta de las próximas elecciones de Junio. Le siguen Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski (PPK). Estos últimos suben y bajan como la espuma. Una está por unos minutos u horas segunda y luego pasa a tercera, al igual que PPK.

Los conteos de los votos van por el 64% y la situación está así: Humala (28,06). Keiko (22,48%), PPK (22,28%). Aún quedan muchos votos por contar y no hay duda que la situación puede cambiar, pues la diferencia entre los dos últimos candidatos es poquísima. Y quién sabe, quizá hasta Humala pueda sorprendernos bajando al tercer puesto, cosa que celebrarían muchísimos peruanos, porque temen que el ex militar convierta al Perú en lo que Hugo Chávez conviritó a Venezuela.

Sea como fuere, en la segunda vuelta, el que sea contrincante de Ollanta Humala tendrá que buscar  alianzas con los otros partidos como el del ex presidente Alejandro Toledo que solo ha obtenido 15% y el del ex alcalde de Lima, Luis Castañeda, que tiene un 11% de los votos peruanos.

En estas elecciones los peruanos hemos podido observar cómo han desaparecido los grandes partidos de antaño, los partidos de siempre como el Apra o Izquierda. También hemos visto qué frágil es la memoria del peruano que rápidamente olvida los discursos castristas de un Humala que ha sido considerado un buen soldado por Hugo Chávez, o un populismo Fujimorista que aún sigue calando en los más pobres. Por otro lado, hemos sido testigos de cómo ha emergido un PPK, que ha pasado de tener un puñadito de simpatizantes a disputarse la segunda vuelta electoral con la hija del ex presidente Alberto Fujimori.

PPK ha subido en las últimas semanas con un discurso más sencillo y sobre todo enfocado a los jóvenes, pero que todavía no se creen muchos compatriotas que lo tildan de ser un lobista que solo quiere vender el país por trocitos y velar por los intereses de inversores extranjeros. Incluso PPK ha tenido un wikileaks en el que Estados Unidos decía que era un buen aliado en temas de minería.

Como ven el panorama no es el mejor o el que quisiéramos. Parece que el peruano  tiene que sufrir siempre, sea por masoquismos, por propia voluntad, por ineptitud de los gobiernos, por amnesias cerebrales, pérdida de memoria o simplemente porque no tenemos líderes políticos capaces, sino simples fantoches que quieren llegar como sea al Gobierno, primero con discursos grandilocuentes o populistas y luego pummmm, realmente sacan su verdadera cara, la cara del horror o del interés propio.

Lo único que nos ha quedado y nos queda ahora es esperar y, en ultimo de los casos votar por el menor de los males. Y si al final vemos que todo va mal o que el nuevo presidente va por un camino que no es el que prometió, tendremos que salir- una vez más- a las calles a protestar y si es posible a quitarle el sillón presidencial, porque los peruanos ya no estamos para aguantar tonterías, ni tanta desigualdad donde unos pocos son ricos y la gran mayoría son de clase media tirando para pobres.