¿Producen autismo las vacunas?

Leyendo unos artículos que han salido en la prensa española, me pregunto hasta qué punto podemos los comunicadores y medios alarmar a la población con un simple comentario. Los que estamos metidos en esta profesión y que además somos madres o padres sabemos que las noticias relacionadas con los bebés o niños nos alarman si son, como en este caso, negativas. Sigue leyendo

Imágenes que duelen

Hace unos días una amiga hizo un comentario en el muro de su Facebook sobre la foto que ha estado dando la vuelta al mundo a través de las redes sociales: la foto del niño sirio de tres años fallecido en el mar. Pili mostraba su indignación como madre, porque esa foto hería sus sentimientos. Sus palabras textuales fueron:

¿La gente no tiene corazón? Como pueden compartir la foto de un niño ahogado, tirado en la orilla de la playa. Eso no se puede compartir por todos los perfiles por favor!!!! A dónde vamos a llegar. No sé cuántas veces he ocultado esa foto de gente que la comparte. Lo siento, no puedo ver esa foto, se me rompe el corazón, tengo un niño de esa misma edad. Un poco de conciencia.

De inmediato much@s amig@s comenzaron a responder reafirmando ese mismo sentir.

redes

Hace días que ese mismo pensamiento me rondaba por la cabeza, es más durante todos estos días que se ha hablado de “la foto” he tratado de evitar verla en los periódicos, en la televisión, en las webs. Como periodista soy consciente de que la noticia es la noticia y que muchas veces es dura de contarla, pero desde que soy madre hay ciertos temas- sobre todo los relacionados con niños sufriendo- que ya no puedo verlos objetivamente. Pero no soy la única, en mi casa el primero que vio esa imagen en la televisión fue mi esposo, de inmediato cambió de canal, se le puso la piel de gallina porque se imaginó a nuestro hijo en esa situación.

Una conocida periodista gráfica de mi país (Perú), Inés Menacho, fue entrevistada hace unos días sobre este tema y decía que no hubiera tomado esa foto, que respetaba la decisión del fotógrafo que la hizo porque la noticia es la noticia, pero que ella como madre hubiera ido a socorrer al niño, a ver cómo estaba. También señaló que un gran editor gráfico, Joe Elbert, le dijo:

Cuando tú vayas a hacer una historia, siente como si estuvieras en un ring de box. Nunca fotografíes a una persona que no se pueda defender”. (Entrevista en diario Peru.21)

Esta no es la primera vez que se usan las fotografías de niñ@s en los medios de comunicación para sensibilizar a la gente o a los gobernantes sobre determinadas situaciones, pero ¿dónde está el límite?.

Y qué me dices del padre de ese niño que además de tener que soportar el dolor de enterrar a su familia (esposa y dos hijos) tiene que aguantar vez tras vez, día tras día, recordar cómo su pequeño Aylan se le escapó de las manos en ese barco en el que huían de la guerra hasta ahogarse y llegar a la playa. Por qué tienen los medios y los usuarios que comparten en las redes sociales que restregarle que se ha quedado sin familia. Ponte en la piel de ese hombre. A ti no te gustaría que usen la imagen de tu hij@ indefenso para llamar la atención de la gente sobre determinados temas. ¡Por favor, un poco de compasión!¡ Tengamos cuidado con lo que compartimos en las redes sociales!

 

La primera noche sin ti

Desprenderte de un pedacito de ti aunque sea por poco tiempo, es muy difícil. Una madre siempre está para sus hijos, pero qué pasa cuando por razones de fuerza mayor tienes que separarte de él o ella por primera vez. Cuando siempre has estado a su lado pero ha llegado el momento- sea por razones X o por trabajo (como en mi caso)- de dejarlo con alguien sea familia, amigo, niñera, etc. Muchas veces hay que tomar decisiones que pueden hacerte sentir culpable o mal como madre y aunque cueste tenemos que sacrificarnos, sobre todo cuando se trata de temas laborales.DSC_0219

Pues así me sentí hace poco más de dos semanas cuando por trabajo debí viajar a Madrid para cubrir la visita del presidente del Perú a España, informar sobre sus diferentes actividades, entre ellas la recepción a los Reyes de España a la que fui invitada. Una gran experiencia para mi, sin duda, pero mi corazón de madre estaba inquieto.

IMG_20150714_140401IMG_20150714_135209 (1)

La idea de pasar por vez primera dos noches sin mi hijo no me dejaba disfrutar al cien por cien de la invitación al Palacio de El Pardo. Aunque iba a dejarlo con sus abuelos, que se ofrecieron encantados, yo no estaba tranquila. No porque pensara que no lo iban a cuidar bien, sino porque era la primera vez en casi dos años que me separaba de mi chiquito. En anteriores ocasiones, como ya lo he contado, he ido con mi hijo a cuestas a algunas entrevistas, hemos viajado juntos los tres, hemos ido a todos lados. En épocas pasadas no me imaginaba siquiera dejarlo, sobre todo porque dependía de mi al cien por cien, comía de mi, se consolaba conmigo, etc. Quizá algunas madres me critiquen por ser una mamá muy protectora, pero al ser mi primer hijo es lo que sentía hacer. Y eso que en el último año cambié el chip y lo he dejado con sus abuelos para ir al cine o pasear una tarde con su papá. Pero siempre fueron unas horas, una media tarde o a lo mucho para ir a una boda, pero nunca lo había dejado “solo”.  Él tampoco había pasado la noche fuera de su casa, de su cama.

En fin, al principio me fui a hacer mi trabajo pensando en cómo estaría y sobre todo pensaba en la noche cuando se despertara llorando desconsoladamente, cómo lo tranquilizarían. La primera noche sin Andrés fue la más dura, no dormí más que tres horas. Al día siguiente con todas las actividades a las que debía asistir se me olvidó un poco y disfruté más de todo lo que estaba viviendo. Esa segunda noche me sentí más relajada, más tranquila y confiada, tanto que llegamos de madrugada a casa y decidimos irnos de frente a la cama su padre y yo y aceptar el ofrecimiento de sus abuelos de que pasara una noche más con ellos para que nosotros descansáramos. Esa noche dormí como nunca en estos últimos tres años. Ya no sabía qué era dormir de corrido 8 horas. Mi cuerpo, mi mente y mis ánimos lo agradecieron. ¡Benditos sean los abuelos!. La mañana siguiente, mi pequeño grandullón estaba en casa sonriendo y con un abrazo y beso para darme. ¡Cómo lo eché de menos!, ¡pero cómo agradecí poder dormir bien también!

DSC_3559

Ahora su padre y yo estamos pensando en que quizá lo dejemos alguna que otra noche con sus abuelos para salir, relajarnos, y dedicarnos un tiempo a solas. Los hijos son una bendición, pero creo que debemos cuidar a nuestros espos@s o parejas, porque con él o ella pasaremos el resto de nuestras vidas. A los hijos los tenemos por un tiempo para cuidarlos, amarlos, educarlos, protegerlos, instruirlos, hasta que alcen el vuelo y formen su propia familia. Es ley de vida.andres-marquina

Algunas amigas me han contado que han pasado por una situación parecida. Una tuvo que desprenderse de su pequeño de seis meses porque tuvo  que ser ingresada al hospital. Sus dos hijos tuvieron que quedarse con sus abuel@s, tías, etc. porque su marido trabaja. Otra amiga cercana ha tenido  que volver a trabajar haciendo guardias médicas y he visto cómo le ha costado desprenderse de su pequeña con pocos meses de nacida, dejarla las  noches cuando más la necesita, aunque se queda con su papá el lazo que hay entre madres e hij@s los primeros seis meses es muy fuerte y mucho  más si los pequeñ@s disfrutan pegad@s al pecho de su mamá para comer.

Es difícil para nosotras como madres afrontar estas situaciones, pero aún así nos armamos de coraje, fuerza y salimos a trabajar, a seguir adelante  aunque por dentro tengamos un cúmulo de sensaciones de culpabilidad, remordimientos, pensamientos de ser malas madres, etc. ¿Por qué tenemos  que sentirnos así? ¿por qué las cosas no son más fáciles para nosotras? ¿Por qué el Gobierno no hace más leyes, más ayudas para las madres que  traemos futuros aportantes a las arcas del Estado? Sinceramente ya es hora de que el tema de la CONCILIACIÓN sea una realidad y no solo  promesas y pedacitos de pan que se nos da como si fuésemos mendigos pidiendo en las calles. Es un derecho que todas las madres, creo yo, podamos ejercer de manera efectiva nuestro rol materno y seguir estando activas laboralmente. Por eso me he unido al manifiesto de @clubmalasmadres #CONCILIA13F. Ojalá se consiga algo y nuestras voces retumben hasta los oídos de quiénes hacen las leyes, donde hay muchas mujeres.

El boom de las guarderías bilingües

Desde hace más de un mes mi esposo y yo hemos decidido enviar a nuestro pequeño gigante de 20 meses a la guardería, claro ya para el siguiente año escolar que inicia en España en Septiembre. Menos mal que nos pusimos las pilas pronto, ya que algunas guarderías ya han cerrado inscripciones porque han completado sus plazas.

guareerias

Nuestro periplo nos ha llevado desde Internet, para ver la lista de guarderías cercanas, hasta la elección de tres guarderías próximas a nuestra casa. Sí, solo tres, porque no queremos liarnos viendo más para decidir con la cabeza más fría. Siguiendo las tendencias educativas, quisimos averiguar, sobre todo, cómo eran las guarderías bilingües que ahora están en racha y hay un boom de estos centros en toda España. El amigo de mi marido tiene a su niña de dos años en una guardería de este tipo y él le aconsejó que preguntara si las profesoras eran realmente nativas (inglesas), porque parece ser que eso es lo más importante que te puede ofrecer un centro de este tipo, que tu hijo esté expuesto todo el rato al inglés de la mano de una angloparlante.

Bueno, nosotros elegimos dos guarderías que no eran bilingües pero que sí daban clases de inglés a los chiquitines desde los 4 meses hasta los 3 años. La primera guardería que visitamos me gustó desde el primer momento por la cercanía de su directora, por el ambiente donde se mueven los niños, porque hubo feeling desde el principio. La segunda guardería que fuimos a ver era más espaciosa, la promotora muy amable, hablaba mucho de la psicomotricidad, pero lo que me echó para atrás fue lo triste que sentí el ambiente, un poco oscuro incluso.

Y por fin llegamos a la tercera, la bilingüe. Nos recibió una amable y seria señora que nos fue explicando cómo trabajaban con los niños. Desde el principio nos dejó claro que ellos son más que una guardería, que tienen unos horarios fijos de entrada y salida con el fin de respetar las clases iniciadas, que solo se hablaba a los niños en inglés. Según ella si se les hablaba en español los pequeños entenderían que podrían optar por el lado fácil: hablar en español-, que para los padres que no hablaban inglés había un par de docentes para comunicarles en la lengua castellana los avances o requerimientos de sus hijos. Sinceramente sentí que esto parecía más un internado, un centro más rígido que quizá está bien para los que les guste este tipo de educación, pero no era lo que estábamos buscando para mi hijo. Además, el precio era el doble de lo que los anteriores pedían.

guarderia

A ver, para gustos, colores. Habrá padres que les guste este tipo de guarderías, pero yo no quiero que mi hijo esté en un centro tan estricto. Yo quiero que se divierta, que descubra jugando, que sea estimulado con cariño (no quiero decir que en la guardería bilingüe no sean cariñosos), y que si en algún momento necesita ser consolado, abrazado por alguna responsable de su guardería, ésta lo haga como si fuera yo, no solo por compromiso o porque es su trabajo. Prefiero que mi hijo aprenda el inglés de a pocos diariamente y que se divierta en un centro donde desde el primer instante le han hecho sentir a él y a mi cobijados y queridos.

Yo he sido profesora de inglés de niños y sé muy bien cuáles son las ventajas de que un niño hable dos idiomas. Por ejemplo, la capacidad de comunicación con personas de distintas nacionalidades y un mayor acceso a la información global. El conocer dos culturas los enriquece. La diversidad que adquieren estimula su capacidad de desarrollo intelectual, y tienen más ventaja a la hora de buscar trabajo. Sin embargo, también sé que muchas veces los niños se cansan de las cosas que hacen repetidamente, actividades a los que los inscriben sus padres porque son ellos los que disponen de sus horarios y hasta de sus divertimentos, sin muchas veces consultar o conocer bien los gustos de sus crios.

En el caso de mi hijo, poco a poco irá mostrando sus aptitudes lingüísticas, por ahora yo seguiré hablándole en inglés en casa, poniéndole sus dibujos en inglés y tratando de hacer que este idioma sea algo divertido y no un aburrimiento que pueda llegar a detestar. Así es que como ven, no hemos seguido las tendencias (guardería bilingüe), mas bien optamos por la primera guardería que desde un principio nos entró por los ojos, pero sobre todo por el corazón.

En España hay un déficit en el aprendizaje y el habla del inglés, a diferencia de Latinoamérica donde la gente está empapada, para bien o para mal, de la cultura estadounidense y el inglés fluye muy bien gracias sobre todo a las series y películas en versión original subtituladas, a la música en inglés, etc. En cambio aquí, el doblaje de las películas y de las series, creo, que no beneficia en nada a que la gente pueda estar en contacto con este idioma.

El Ministerio de Educación se ha dado cuenta, un poco tarde quizá, de esta carencia y cada vez más se está extendiendo en España la enseñanza bilingüe no solo en los centros educativos privados, sino también en los públicos. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid hay alrededor de 377 centros bilingües, en Andalucía son ya más de 800 y seguro que han ido en aumento.

¿Tu qué opinas de este boom de las guarderías bilingües? ¿Lo crees necesario?

 

 

Problemas con Mustela

Hace unas semanas que estoy pensando en escribir este post, pero no me he animado hasta ahora. Hace unos meses atrás a mi hijo le salió unos granitos blancos en el culete. Al inicio pensé que era porque alguna muela estaba saliéndole, pero al ver que con el paso de los días no desaparecía decidí llevarlo a su pediatra. La doctora le revisó y dijo que tenía una infección, me recetó una crema antibiótica. Pasados los días del tratamiento volvieron a aparecerle esos granitos. Esperé unos días y al ver que aumentaban, nuevamente visitamos a la doctora. Le conté que había hecho todo lo que me dijo y que después de terminado el tratamiento volví a echarle su crema anti rozaduras Mustela con cada cambio de pañal. Le comenté a la doctora que había empezado a usar esta crema justo antes de que le empezaran a brotar esas erupciones. Antes usaba Mitosyl y nunca había tenido este problema. La pediatra me dijo que no se sorprendía porque a su consulta habían venido muchos niños con este mismo problema y el común denominador era que usaban Mustela. Me recetó otra crema antibiótica y me recomendó que no le pusiera ninguna crema, sobre todo ahora en verano.

la foto (37)

Me quedé sorprendida. A mi siempre me gustó Mustela, la he usado con Andrés desde que nació, usé el shampoo, la crema de cuerpo, y ahora mismo tengo la colonia. Pero en cuestión de crema de rozaduras de pañal siempre usé Mitosyl después de cada cambio de pañal. Ésta ha sido la primera vez que he usado esta crema de Mustela y me he quedado sorprendida.

la foto (36)

Espero que los de Mustela tomen nota sobre estos casos. Lo único que quiero con este post es poner en alerta a la empresa para ver qué sucede con su crema y por qué el de mi hijo no es el único caso. En algunos foros de madres también he leído muchos comentarios en contra de esta marca. Yo vuelvo a repetir esta es mi primera mala experiencia con esta firma, el resto de sus productos me han ido de maravilla y los sigo usando. Por cierto, he escrito a la empresa, pero aún no tengo respuesta. A ver si se me contestan. Si lo hacen estaré encantada de poner su descargo aquí.

¿Y a ti te ha pasado algo similar? ¿Qué te parece Mustela? ¿Qué cremas anti rozaduras prefieres para tu bebé?

¿Y la vacuna de la varicela, para cuándo?

Fuente: laotraconsulta.blogspot.com

Fuente: laotraconsulta.blogspot.com

Desde hace un año y medio estoy más pendiente de las vacunas, primero porque tengo un pequeño hijo al que debo inmunizar con todas las medicinas incluidas en el calendario establecido en España y segundo porque debo estar informada por mi trabajo. Aquí en España la mayoría de vacunas son gratuitas y algunas optativas que debe pagar el padre.  A mi hijo le pusimos las obligatorias y las opcionales, salvo el de la varicela. No porque no quisiéramos, sino porque no pudimos conseguirla en las farmacias.

El año pasado el Ministerio de Sanidad dispuso que las farmacias dejaran de vender la vacuna de la varicela para evitar la sobre vacunación y ordenó que no se inmunice con esta medicina antes de los 12 años. A raíz de esta disposición ha habido todo un debate entre los pediatras y el Gobierno. Además muchos padres y madres nos hemos encontrado ante la siguiente tesitura: el pediatra recomienda una dosis a edades tempranas (12-15 meses la primera y dos y tres años la segunda), pero es imposible comprar la vacuna en las farmacias.

Los pediatras se mantienen en su postura de que vacunar a los 12 años es “absurdo”, ya que el 90% de los niños ya ha pasado la enfermedad. También temen que las familias que viajan al extranjero a comprarla no conserven bien la vacuna, porque ésta requiere una cadena de frío que no se puede perder en caso de viajar. También han alertado del riesgo de comprar el fármaco por Internet, cosa que está siendo muy común últimamente.

Nosotros el año pasado decidimos viajar al Norte de España, a Navarra, para conseguir esta vacuna, pero pocos días antes de nuestro viaje el Gobierno también ordenó a aquellas comunidades que aún vendían este fármaco dejar de expenderla. Imagínate cómo nos quedamos. Hasta ahora mi hijo no está inmunizado contra esta enfermedad que si bien  no es grave en la mayoría de casos, si que puede haber un 15% de niños que pueden tener complicaciones, según los especialistas. Yo como madre prefiero evitarle algún problema a mi hijo.

Los médicos insisten en que se pueda vender la vacuna de la varicela, ya que el año pasado se registró 63.000 casos, un 16,5% más que el año anterior.

Estos días ha habido algunas conversaciones entre  médicos y representantes del Gobierno para ver en qué queda el tema. Esperamos que la vacuna de la varicela vuelva a  las farmacias. Por lo menos que nos dejen decidir a los padres comprar con nuestro dinero esta medicina si así nos parece correcto. No nos pueden arrebatar con estas medidas el derecho de decidir lo mejor sobre la salud de nuestros hijos.

¿Vacunas si, vacunas no?

Fuente: Babymoon.es

Fuente: Babymoon.es

Desde que mi hijo nació hemos cumplido al pie de la letra con su calendario de vacunación infantil y también le hemos puesto las inmunizaciones opcionales (las que pagas tú). Incluso, mi esposo y yo estuvimos dispuestos a ir al norte de España para ir a buscar la vacuna de la varicela que ya no se vende en las farmacias (es opcional) por disposición del Ministerio de Sanidad. Hasta el año pasado solo algunas pocas comunidades la seguían expendiendo, pero justo en la fecha de nuestro viaje Sanidad prohibió a esas pocas ciudades seguir ofreciéndola. Nuestro gozo en un pozo. Nos dio mucha rabia, porque nuestra posición es clara sobre la inmunización de nuestro pequeño: estamos a favor.

Hay muchos padres que son reticentes a vacunar a sus hijos porque tienen ciertos temores de secuelas o efectos secundarios. Como el caso de los padres de Olot, Girona, que convencidos por grupos antivacunas no inmunizaron a su pequeño de la difteria y su niño de seis años fue ingresado en estos días en la Unidad pediátrica de Cuidados Intensivos del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona con esta enfermedad.

Ahora mismo, según las noticias, el niño se encuentra en estado crítico y sus padres están destrozados y se sienten engañados por los grupos antivacunas que les convencieron para no inmunizar a su hijo.

Los expertos en el tema señalan que no vacunarse puede tener consecuencias muy graves como esta. Además, el riesgo de no hacerlo es mayor que el de vacunar. La gran mayoría de reacciones a las vacunas son leves y locales, y según los médicos, asociaciones pediátricas, Sanidad, etc. no se ha demostrado científicamente que incidan en el autismo, la colitis ulcerosa ni la muerte súbita. ¿Y tú qué opinas sobre este tema? ¿Cuál es tu posición?

Qué es la difteria

Es una enfermedad respiratoria que puede ser mortal. La bacteria que provoca esta enfermedad también ataca al corazón y al sistema nervioso central, donde puede dejar secuelas. Los primeros síntomas se parecen mucho a un cuadro de anginas. Los dos últimos casos de esta enfermedad se registraron en España en 1986.