Potitos caseros de pasta

Hoy les traigo una opción sana para todos los que tienen bebés que ya comen: los “potitos” caseros.

A mi hijo le encantan los “potitos”de espaguetis de Hero Nanos para mayores de 12 meses. Le fascina esta comida prefabricada que alguna que otra vez me ha sacado de un apuro. Como vi que estos tarritos eran su perdición y además yo quería incorporarle más verduras, decidí ponerme manos a la obra e investigar que llevaba este botecito lleno de fideos, salsa de tomate y alguna que otra verdurita.

Al final conseguí una comida sana y apetecible para este pequeño que se está volviendo cada vez más exigente a la hora de comer: unos potitos caseros de pasta. Pues ahí va la receta que no es cosa de otro mundo. Eso sí, es mucho más sana y nutritiva.

Qué necesitas para los potitos caseros de pasta:

Un puñado de fideos espaguetis
1 calabacín pequeño
2 zanahorias pequeñas
100 gr. de guisantes (arvejas)
100 gr. de champiñones
1 pimiento rojo
1 cebolla mediana
6 Tomates grandes
1 pedazo de pechuga de pollo

la foto
Preparación

En una sartén sofríe la cebolla y el tomate picados en cuadraditos pequeños, añade el resto de verduras picadas también en pequeños cuadrados, los guisantes y el pollo picados en pedacitos.

Si tuvieras un trozo de pollo diferente como un muslo o contra muslo con hueso, puedes echarlo, dejalo que se cocine echándole un poco de agua para que tenga más sabor.

Al final separas el pollo y lo picas en trocitos chiquitos y lo vuelves a añadir a este aderezo.

Si ves que este aderezo no está jugoso puedes añadir más tomate. La idea es que no quede ni líquida, ni seca. Por lo menos, a mi hijo le gusta así: jugoso.

Cocer los fideos con sal y aceite. No tires el agua de los fideos porque puedes añadirlo a tu salsa para que quede más jugoso, si así lo prefieres. Esto lo aprendí de un programa de cocina. ¡¡¡Y listo!!!

¿Qué te parece esta receta de potitos caseros de pasta? A mi peque le encanta así que en casa estamos todos más felices y es que a veces la comida de los más pequeños puede convertirse en una auténtica tortura.

 

Anuncios

Volando con bebés

Escribo este post respondiendo a una pregunta que me ha hecho una amiga, Isabel, acerca de qué hay que tener en cuenta a la hora de viajar en avión con bebés. El año pasado fuimos a pasar la Navidad con la familia a Lima. Sabíamos de antemano que iba a ser un viaje pesado, sobre todo porque viajaba sola con mi hijo de 15 meses, en un vuelo de 12 horas y 10 mil kilómetros de distancia que separan a Madrid de Lima. Pero no teníamos otra opción, mi esposo no tenía muchas vacaciones y tuvo que venir dos semanas después. Desde el principio era consciente que esta “aventura” sería bastante pesada para mi. Pero no quería estar solo dos semanas con mi familia en Perú, así es que decidí armarme de valor y adelantarme con Andrés para que disfrutara de sus abuelos, tí@s, prim@s, etc. que lo conocerían por primera vez. No sabía en lo que me estaba metiendo.

Bolsa-de-transporte-de-cochecitos-Bugaboo

En primer lugar tuvimos que salir de Alicante, por esa fechas estábamos por ese lugar, por lo que hicimos un primer vuelo Alicante-Madrid de una hora y media más o menos. Luego tuvimos que tomar la siguiente conexión de Madrid a Lima (12 horas). El primer vuelo, fue rápido y sin incidentes. Facturamos las maletas, nos despedimos de papá y a continuar. El segundo fue más pesado, sobre todo por la poca ayuda que me brindaron desde antes de embarcar, pero dejaré mi mala experiencia a un lado y me centraré en las recomendaciones a la hora de volar con tu hij@.

Los niños menores de dos años no pagan un pasaje entero, solo unas tasas. Si optas por pagar estas tasas tienes que tener presente que tu bebé irá sentad@ sobre tus faldas, pero si vas con tu esposo, mejor que mejor porque podrán turnarse. En mi caso, tuve que hacerlo todo yo sola. Si prefieres pagar otro asiento adicional para tu pequeño, seguro que irán más cómodos, pero tu bolsillo lo notará.

-Lo primero que debes hacer es reservar un asiento especial. A veces, dependiendo de la edad y peso del niñ@ te pueden dar una cuna que suelen colocar en los asientos más espaciosos. Aunque yo la solicité meses antes de mi vuelo, no me dieron ninguna cuna. Me dijeron que a la hora de embarcar fuera temprano y la pidiera, pero ni aún así. Lo único que conseguí fue que me ubicaran en un asiento junto a otro que estaba ocupado, así es que pude echar a mi hijo allí para que durmiera. Menos mal que no me dieron la cuna, porque eran chiquititas, creo que están hechas para bebés más pequeños.

-En los vuelos te suelen dejar llevar el cochecito de paseo hasta las escaleras del avión, luego el personal de la aerolínea lo mete en la bodega, aunque si deseas puedes facturarlo junto con las maletas. Si haces conexiones es mejor que la mantengas cerca. En mi caso, al ir sola, me ayudó porque pude descansar dejando a mi bebé en su carrito dormidito hasta antes de subir a cabina. He leído experiencias de otras madres que cuentan que les dejaron llevar dentro de la aeronave el asiento desmontable del cochecito y subirlo al avión. Tendrías que consultar con la empresa que contrates sobre este tema, porque a mi me dejaron claro que el cochecito que subía al avión debía ser de una sola pieza y plegable.

Fuente: te.abrazo.com.mx

Fuente: te.abrazo.com.mx

-Un canguro o portabebés también ayuda. Es más fácil moverte con el bebé pegado a ti.

-Sobre el número de maletas permitidas, es mejor consultar con la aerolínea porque cada una tiene algunas reglas. Yo viajé con AirEuropa y me permitían llevar dos maletas grandes de  23 kg. (una para mi y otra para mi hijo) que facturé previamente, además una maleta de mano (para mi) que iba en la cabina, el carrito del bebé que iba en la bodega del avión y una bolsa  portapañales.

-¿Qué debes llevar en la bolsa del bebé? Pañales, crema anti rozaduras, toallitas húmedas, ropita de cambio por si se mancha, moja o suda, una mantita (recuerda que la temperatura del avión es mucho menor). Alguna prenda básica para ti, por si también te manchas

-Yo, además llevé tres bolsitas pequeñas adicionales. La primera con los juguetes que más le gustaban a mi hijo, eso sí pequeñas y que se puedan doblar. La segunda bolsita con  medicinasParacetamol, Ibuprofeno, unos sobres de suero que me recomendó su pediatra por si le daba el mal del turista en Lima ( que los utilicé porque a los pocos días de estar en Lima  le dio diarrea y vómitos), una crema para los chichones (aquí en España usamos Arnidol), monodosis de suero fisiológico para limpiarles las fosas nasales y aspirador de mocos (con el cambio de  temperatura a los niños y adultos se nos reseca la nariz). En la última bolsita llevé su comida: si toma biberón y come debes calcular la cantidad de biberones que tomará en las horas de  vuelo que tienen por delante, lo mismo con la comida. Yo llevé dos biberones, uno con agua y otro vacío, leche en polvo y una botella pequeña de agua. Aunque está prohibido viajar con  líquidos, a la hora de pasar por el detector de metales y revisión de equipaje de mano, tienes que decir que llevas es para prepararle el biberón a tu hijo y no tendrás ningún problema.

Si necesitas calentar el biberón o el tarrito de comida, las azafatas te ayudarán a hacerlo. En los servicios de los aviones hay cambiadores, aunque por mi experiencia son muy incómodos. Yo cambiaba a mi hijo sobre mis piernas o sobre el asiento de al lado.

-Mi “as” bajo la manga, cuando veía que ya nada lo entretenía: el Ipad o cualquier otro dispositivo electrónico ayudaba durante bastante tiempo a mantenerlo distraído. Debes cargar sus vídeos o dibujos preferidos como Mickey Mouse, pepa Pig, Pocoyó, etc.

-Lleva a tu hij@ cómod@, con prendas sueltas y frescas. Si es invierno lléval@ con capas que puedas quitar y sacar según los distintos sitios del aeropuerto en el que te encuentres. Tú también debes ir cómoda, sobre todo si le das el pecho, para que te puedas mover con facilidad.

-Si tu hij@ ya camina y ves que está incómodo y muy activo, paséal@ por los pasillos del avión para que se entretenga. Así tu y él/ella podrán estirar las piernas.

Fuente: Teleaire.com

Fuente: Teleaire.com

-¡¡¡Importante!!! La doctora de mi hijo me recomendó que antes del despegue y a la hora de aterrizar se debe mantener al niñ@ con un chupete (chupón), tomando biberón o el pecho para que no se le tapen los oídos con el cambio de presión. A mi me funcionó muy bien lo primero.

-Yo recomendaría viajar por la noche, es más fácil que puedas mantener la rutina que tiene tu hij@ y que se duerma pronto y vaya tranquil@ durante el vuelo. Pero recuerda, hay que ser flexibles con los pequeños porque es difícil mantenerlos durante largas horas quietos. Ell@s, al igual que tu están cansados e incómod@s durante el viaje.

-Si viajas por la noche lleva a tu bebé bañadito para que esté relajado. También puedes optar por untarle (detrás de las orejas, en las sienes, en la frente, en los pies) aceites aromáticos  tipo lavanda para que esté calmadito. La pediatra también me recomendó echarle unas cucharitas de Blevit Sueño a la leche o al agua para calmar los nervios del chiquitín. Es mejor que esto se lo vayas dando antes de llegar al avión.

– Trata de hidratarlo bien durante el vuelo: dale el pecho, el bibe o agua.

-Y por último llénate de mucha paciencia y buen ánimo, no pienses en el trayecto o en las horas que faltan para llegar a tu destino, mejor piensa que pronto verás a tus familiares o amigos a los que visitarás.

Espero que estos consejos te hayan servido. !Buen viaje!!!

Viajando con Andrés

Ya queda poco para las vacaciones de verano y empezamos a planear viajecito. Desde que tuvimos a Andrés nuestras vacaciones han cambiado. Si antes viajábamos fuera del país y visitábamos lugares exóticos, ahora con un bebé a cuestas hacemos viajes al interior de España y en nuestro coche. Si antes recorríamos y veíamos todo lo que se podía, ahora vamos a un ritmo más pausado. Si en anteriores viajes nos animábamos a probar comidas desconocidas, ahora no nos arriesgamos porque ahora habría que cuidar bebé y al papá o mamá enfermos. Si antes dedicábamos más tiempo a estar viajando, ahora máximo una semana porque el cansancio se nota más con un pequeño gigante a cuestas ( a excepción de nuestro viaje a Lima que estuvimos poco más de un mes). A pesar de todo no hemos dejado de viajar, lo hacemos para que nuestro hijo también se adapte a nuestra rutina. El primer viaje largo que hizo Andrés fue cuando tenía seis meses, tuvo que acompañarme a una importante entrevista de trabajo que tenía en Girona (si quieres leer sobre esa aventura pincha aquí: https://consentidodemama.wordpress.com/2015/06/09/con-mi-hijo-a-cuestas/). El “viaje”, el grande, de doce horas de vuelo lo hicimos a Lima y de eso mejor no quiero acordarme porque viajé sola y lo pasé fatal. El tercer viaje largo, fue el verano pasado y la verdad es que el nene se portó bien, pero de esa experiencia tengo cosas que debo mejorar para el que haremos estas vacaciones.

DSC_1080

Nuestro destino es una vez más el norte, humos del calor de España. Esta vez toca Asturias, si no hay cambio de planes.      Mientras mi marido hace el itinerario, yo voy haciendo una lista imaginaria de todo lo que tenemos que llevar en el coche y las  previsiones necesarias a la hora de ir con un bebé. Para ello, lo primero que elaboraré es una lista de cosas que necesitaré llevar o  hacer como por ejemplo:

  •   Preparar la maleta. También tiene su truco, yo la verdad es que me estreso con esto, pero esta vez haré un lista de ropa que    llevaremos los tres, dependiendo del clima del lugar y las previsiones meteorológicas.
  •  Comida del bebé. Como ahora Andrés come lo mismo que nosotros, no hay problema. Lo único que debo tener en cuenta es su  leche y el biberón.
  •  Sus artículos de aseo. Siempre tengo pequeños botecitos de su shampoo, gel, y crema para los viajes.
  •  Pañales, cambiador, crema anti rozaduras. Todo bien ordenado en su bolsa pañalera.
  •  Protector solar, un gorro, su crema para los chichones por si se golpea (Arnidol), repelente para los mosquitos, su aceite de  lavanda que lo relaja.
  •  Botiquín con Apiretal, Dalcy, un termómetro, algunos sueros fisiológicos por si se le resecan las fosas nasales y un spray para  desinfectar heridas.
  •  Y algo sumamente importante, su cartilla de vacunación y su tarjeta sanitaria; además su DNI y libro de familia.
  • DSC_1419

Diversión a bordo 

Para las largas horas de viaje llevaré los juguetes que más le guste a mi hijo: Sus cochecitos, su Pocoyó, el  teléfono móvil de juguete que tiene varias opciones con luces de colores, sus cuentos, sus dinosaurios, su pelota pequeña, un  pequeño juego de piezas. Y una cosa que no puedo olvidar es la tablet, en la que grabaré más canciones y videos de Pocoyó,  Caillou, Pepa Pig, Mickey  Mouse, para mantenerlo entretenido. Pero este es mi último recurso, el as bajo la manga cuando veo  que nada lo calma.

EL DATO:

La asociación que agrupa a las grandes empresas turísticas, Exceltur, indica que el primer trimestre de 2015 la demanda de noches en hoteles por parte de los españoles ha crecido un 9% y se han contratado a 69.303 personas en marzo; sin embargo, esta cifra sigue siendo inferior a la de años anteriores. Por eso es importante seguir impulsando el turismo nacional, viajar por el interior de España además de generar más trabajos es una muy buena opción cuando tienes niños.

Cuidados del bebé contra el calor

Desde hace unos días veo a mi hijo  sin ganas de comer, fastidiado, y por las noches se mueve, se rasca, suda, se irrita y sufre al no poder descansar bien. Es que el verano en España ha empezado fuerte, hay días en que la temperatura llega a más de 45 grados. Por eso he empezado a ponerle un ventilador en su habitación para que la refresque las primeras horas de la noche. Y por la mañana, tengo su habitación con las persianas bajas y las ventanas cerradas para que se mantenga fresca. Aún así debo seguir algunos consejos que su pediatra me ha dado para cuidarlo de las olas de calor y que lo comparto contigo para que tomes tus precauciones si tienes un bebé.

Consejos

  • Los recién nacidos pueden enfriarse rápidamente, pero no es necesario que los abriguemos en exceso si hace calor. Ellos también tienen calor como tú.
  • A la hora de vestirlos, es mejor ponerles ropa ligera y fresquita, de tejidos suaves y fibras naturales como el algodón que le permitan transpirar.
  • Debemos mantener a los bebés bien hidratados, ya sea con tu leche materna, con sus biberones, o con agua.
  • Si tu niño ya come, es mejor que las comidas, sobre todo en verano, sean más ligeras. Yo en la cena le doy a mi hijo cremas de verdura, que son menos pesadas y más líquidas.
  • Otra opción para que beban más líquidos y coman fruta son los batidos. Yo hago batidos de fresa con leche, de plátano con melón. Eso si, sin azúcar. Es una forma divertida y refrescante de comer frutas en esta temporada.
  • Si vas a la calle o a la playa evita que tu hijo se exponga directamente al sol, sobre todo entre las horas con más incidencia de rayos UV, 10 a.m.- 4 p.m. Si sales de paseo, protégelo con gorros o sombrillas.
  • Nunca te olvides del protector solar. Yo siempre uso uno con factor de protección (FPS) de 50. Nunca se debe dejar a los bebés expuestos directamente al sol; es bueno que les dé la luz indirecta.
  • Después de un día de playa, hay que hidratar la piel de los pequeños con su crema habitual.
  • Dentro de casa debemos mantener una temperatura adecuada, abriendo ventanas cuando menos calor haga para refrescar las habitaciones, alejando al bebé de zonas calurosas como por ejemplo la cocina.
  • Si usas ventiladores o aire acondicionado ponlos a un nivel suave y que no incidan directamente en el pequeño.
  • Y si estás en casa, fuera ropa, el pañal es suficiente.
  • Otra cosa que me aconsejó la pediatra de Andrés es que en esta época tan calurosa del año es mejor no echarles cremas anti rozaduras, salvo que sea necesario, lavarles las partes íntimas con agua y jabón con cada cambio de pañal y secarlos muy bien.

Con el calor también llegan los fastidiosos mosquitos que pueden ser los peores enemigos de nuestros pequeños, si quieres algunos consejos prácticos de cómo alejarlos, mira el post que escribí sobre este tema http://nubr.co/vdkjHT

Espero que estos consejos te sirvan.

Sopa de avena y espinacas

Siempre he cocinado de manera sana, pero después de tener a mi hijo lo hago con más conciencia aún. Trato de ponerle los mejores productos naturales y sobre todo muy variado para que tenga todos los nutrientes en cada plato que coma. Hoy quiero compartir contigo un plato que descubrí por la red y que he puesto en práctica ya varias veces, es la sopa de avena con espinacas. La avena es “la reina” de los cereales porque contiene una gran cantidad de hidratos de carbono, minerales, proteínas de alto valor biológico, hierro y fósforo que la hacen especial. Yo la empecé a usar en las comidas porque me lo recomendaron en el herbolario para calmar los nervios de mi pequeño hijo. Este cereal actúa como equilibrador del sistema nervioso, calma los estados de irritabilidad y de ansiedad leve, alivia el insomnio, aún en niños pequeños, y como decía mi mamá “serás más inteligente comiendo avena”. En resumen, la avena es es un alimento que relaja pero que también nos da energía.

Por su parte, la espinaca es un vegetal con propiedades antioxidantes que nos protegen del daño celular. Además, tiene una alta cantidad de minerales, vitaminas, potasio, manganeso, zinc, magnesio, hierro y calcio.

Bueno con todos estos beneficios no me pude resistir a hacer esta comida especialmente para mi bebé.

 

arvejas-sopa   INGREDIENTES

Avena, 3 cucharadas soperas

Espinaca, 50 gr.

Medio calabacín pequeño

1 zanahoria pequeña

Pollo (un muslo)

PREPARACIÓN

En una olla poner a hervir el muslo del pollo con agua, el calabacín y la zanahoria cortados en pequeños cuadraditos. Añadir sal al gusto.

Cuando las verduras y el pollo  estén cocidos, retirar el muslo y añadir la avena. dejar que hierva por unos 5 minutos más. Al final, añadir la          espinaca lavada y troceada. dejar un par de minutos más.

Puedes cortar la carne del pollo y agregarla a la sopa

 

 

Remedios caseros contra picaduras de insectos

Llega el verano y mi querido hijo es “carne” apetecible de los mosquitos. No hay verano que no se salve de amanecer con alguna que otra picadura de estos insectos y que le genera muchas molestias como comezón, irritabilidad, y hasta no poder dormir tranquilo. Incluso, en alguna ocasión he tenido que llevarlo a la pediatra, porque las picaduras estaban muy pero muy inflamadas. Como ya me he cansado de verlo sucumbir cada verano ante los picotazos de estos fastidiosos mosquitos que se ceban con su pobre cuerpecito, he decidido tomar medidas preventivas.

A estos “bichillos trompeteros” podemos alejarlos usando algunas plantas que están a nuestro alcance y que desprenden algunos olores que les desagradan hasta el punto de espantarlos. Por ejemplo,  la lavanda y la albahaca son dos plantas que aunque no tienen olores desagradables para los humanos, sí son efectivos para ahuyentar a los pesados mosquitos. Si colocamos algunas macetas con estas      plantitas en algunas puertas y ventanas, evitaremos que estos “visitantes alados” invadan nuestra casa.

lavanda

También podemos conseguir la lavanda en esencia en los herbolarios.  En mi caso, después de cada baño, le pongo unas gotitas de aceite de lavanda a mi bebé en los pies, detrás de las orejas, en el pecho y en la frente, haciéndole suaves masajes. Esto le ayuda a relajarse antes de ir a la cama y a la vez protegerlo de los mosquitos. Y es que una de las propiedades de la lavanda es producir sueño, debido a que disminuye  nuestra frecuencia cardiaca y la presión arterial. Y en el caso de picaduras, va genial porque reduce la picazón, inflamación y enrojecimiento.

clavo y limón Siguiendo los consejos de mi hermana para repeler mosquitos, pondré en práctica otra receta: incrustar clavos de olor en medio limón. El limón contiene un compuesto  denominado azadiractina, que le da ese sabor amargo tan particular y que funciona como repelente natural. Como vemos, ésta es una buena manera, económica y  natural de combatir a estos insectos.

Con las altas temperaturas también empiezan a pulular otros insectos como las hormigas, las moscas y las cucarachas. Por más que tengamos la casa limpia  y bien desinfectada, no debemos sorprendernos de ver a alguno de estos bichos rondando por nuestro hogar.

 La citronela es muy eficaz para controlar las plagas de moscas. Y al igual que la lavanda, podemos usarla en esencia (aceite), poniendo unas gotas en las muñecas y  tobillos evitaremos y calmaremos la picadura de estos insectos.

Para ahuyentar a las hormigas, solo debemos colocar montoncitos de espliego en aquellos espacios de la casa donde suelen aparecer.

Y para las asquerosas cucarachas, un consejo de mi bisabuela política: poner ramas de laurel en las rendijas o agujeros por donde pasan estos insectos.

Ya estamos armad@s y preparad@s para darle guerra a estos fastidiosos insectos, y sobre todo de manera natural y sin contaminar el medio ambiente.

 

Infusión de jengibre para las náuseas

Hoy hablaba con un amiga que está embarazada y sufriendo con náuseas, y me acordé de esos primeros meses en los que yo también la pasé mal con estos síntomas. Recordé una receta súper práctica que me sentó muy bien para aliviar este malestar propio de las embarazadas: infusión de jengibre.

Otra buena amiga, Sussane, fue quién me dio la idea, me dijo que en su país- Estados Unidos- las mujeres embarazadas beben Ginger Ale (elaborado con jengibre) para quitarse las náuseas matutinas. Ella también lo toma cuando le afloran algunos problemas estomacales. Siguiendo sus consejos probé la bebida y dicho y hecho, me sentó de maravilla. Pero para ahorrar preferí hacerme la infusión en casa, mucho menos sabrosa, pero igual de efectiva.

Aunque hay muchas controversias sobre si el jengibre es o no seguro durante el embarazo, varios estudios en mujeres embarazadas indican que puede ser utilizado con seguridad sin ocasionar daño para el bebé. De todas maneras, si tienes dudas, consulta a tu médico antes de probarlo.

El jengibre no solo alivia las náuseas o vómitos, también ayuda a prevenir muchos problemas estomacales y gastrointestinales, tales como mareos, cólicos, malestar estomacal, gases, diarrea, etc. Además, es antiinflamatorio: muy útil en casos de reumatismo. Alivia dolores musculares y reumáticos. Es beneficioso para combatir enfermedades de las arterias coronarias. Ayuda a aliviar la gripe y la tos, entre otras muchas propiedades.

jengibre

Ingredientes para la infusión

-Raiz de jengibre (5 g.)
-Una cucharada de manzanilla o una rama de canela
-1 taza de agua.

Preparación

Introduce el jengibre rallado y la manzanilla en una taza de agua hirviendo. Déjalo reposar cinco minutos. Para finalizar, cuela la infusión .

Otra manera de incorporar el uso del jengibre en tus comidas es como ingrediente a la hora de preparar arroz blanco o tallarines. En el sofrito del arroz blanco o espaguetis echa un poco de raíz rallada de jengibre, verás que el sabor de tus comidas tendrá un toque más asiático y sabroso.